La reunión sobre el tranvía al Civil finaliza sin acuerdo y con las posturas más enfrentadas aún

  • MÁLAGA, 19 (EUROPA PRESS)
Metro en superficie hacia el Hospital Civil Eugenio Gross y Blas de Lezo
Metro en superficie hacia el Hospital Civil Eugenio Gross y Blas de Lezo
EUROPA PRESS/JUNTA ANDALUCÍA

La reunión técnica mantenida este jueves entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga para tratar de desbloquear el proyecto del tranvía al Hospital Civil ha finalizado sin ningún tipo de acuerdo y con las posturas, incluso, más enfrentadas.

El Consistorio mantiene el metrobús, pese a que la Consejería de Fomento argumenta que no es viable jurídicamente. Ésta, además, defiende que hay mecanismos para adecuar al planeamiento urbanístico el trazado del tranvía por Eugenio Gross y Blas de Lezo, en tanto que "no se altera el uso del suelo ni se cambia el viario".

El director gerente de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, José Francisco Pérez, quien ha calificado la reunión de "apasionada", ha avanzado que la próxima semana enviarán al Ayuntamiento sendos informes jurídicos sobre la imposibilidad de implementar el metrobús y sobre la adecuación urbanística del tranvía.

Con esos documentos jurídicos, Pérez espera que "el Ayuntamiento cambie esa obcecación". Preguntado por el supuesto de que éste no diera su brazo a torcer, se ha limitado a decir que "es una decisión de alto calado", que, en consecuencia, correspondería adoptar directamente a los dirigentes del Gobierno andaluz.

Pese a que el único punto del orden del día de esta reunión técnica era analizar la adecuación urbanística del proyecto constructivo para la prolongación de la línea 2 al Hospital Civil, finalmente se han abordado las otras dos peticiones puestas sobre la mesa por el Ayuntamiento: el metrobús y la adenda al convenio de 2003.

Respecto al informe negativo de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) al proyecto constructivo presentado por la Junta, el director gerente de la Agencia de Obra Pública ha vuelto a defender que "tanto el Potaum como el PGOU establecen mecanismos de adecuación".

En este punto, Pérez ha explicado que el artículo 40 del Potaum, que "es un documento orientativo", dice que "si el estudio informativo cambia, lo hará también este planeamiento, no tratándose de una modificación del mismo".

Acerca del PGOU, ha especificado que "la línea prevista en el protocolo de intenciones de 2013 va en superficie por un viario; es decir, no se cambian usos del suelo; no se invade ninguna zona verde ni educativa ni ningún equipamiento".

Sólo sería preciso recoger en el planeamiento de la ciudad el trazado del metro en superficie, ha comentado Pérez. En suma, ha indicado que "la ley fija que, establecido el trazado, se adaptará la normativa urbanística, tanto el PGOU como el Potaum".

Frente a esto, el concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, que ha asistido a esta reunión, acompañado, entre otros, por la edil de Movilidad, Elvira Maeso, ha resaltado que "un informe hecho por funcionarios de la GMU no es negociable, me lo pida quien me lo pida".

METROBÚS

En cuanto al metrobús, desde la Consejería se insiste en que "estas líneas de autobuses perjudican al ciudadano porque tiene que hacer trasbordo, es más caro y pierde tiempo". Además, se ha aludido a un informe jurídico en el que se establece que, "en el marco actual, legalmente no es posible".

Y es que, según ha explicado Pérez, "el pliego de condiciones contempla que el servicio tiene que prestarse en sistema ferroviario, excluyendo expresamente que pueda ser mediante autobús". Asimismo, descarta que "pueda haber una gestión indirecta" -según la propuesta municipal, la encargada sería la Empresa Malagueña de Transportes (EMT)-.

Atendiendo a la propuesta municipal, "el servicio lo prestaría la EMT, los viajeros y los ingresos irían para la concesionaria y la Junta sería la que pagaría todo"; un planteamiento que Pérez ha tachado de "extraño". En caso de que el Ayuntamiento no desista, ha advertido de que "quizá no está discutiendo sobre el trazado, la adenda o el protocolo, sino que habría otros intereses que nada tendrían que ver con nosotros".

En cualquier caso, teniendo en cuenta que la alternativa de metrobús presentada por el Ayuntamiento es "muy escueta", lo que "dificulta que se pueda responder con un informe técnico, puesto que hay que hacer un ejercicio de imaginación", la Consejería está dispuesta a aceptar que se envíe más documentación.

Eso sí, sin olvidar que "hay un problema jurídico porque el servicio no puede ser prestado por la EMT ni los ingresos pueden ser para la concesionaria", ha reiterado.

Pomares, quien ha admitido que la información remitida sobre el metrobús es "insuficiente", ha cuestionado las trabas jurídicas puestas sobre la mesa y que, a su juicio, la Administración regional no tenga capacidad de actuación ante una supuesta amenaza de la concesionaria de ir a los tribunales si se aceptaran los autobuses BRT.

ADENDA

Sobre la adenda al convenio de 2003, con la que el Ayuntamiento quiere rebajar sus aportaciones económicas, éste pretende que se firme con independencia del debate del tranvía, mientras que la Junta la condiciona a que se reconozca el trazado pactado. Así, el responsable de la Agencia de Obra Pública ha recordado el protocolo de 2013, en el que "se dice que la apuesta es que vaya en superficie por Eugenio Gross y Blas de Lezo y que se hará una adenda para recoger eso".

En consecuencia, ha subrayado que "estamos dispuestos a elaborar una adenda que recoja lo que aparece en el protocolo, pero no algo que lo cuestione". "Si no es así, es muy difícil que podamos hablar porque hay compromisos contractuales", ha señalado.

Según Pérez, "el problema es que la falta de seriedad institucional tiene repercusión sobre instituciones y personas que tienen que decidir acerca de inversiones en Málaga y que quieren seguridad jurídica". "Se espera que cuando una autoridad firma un documento lo va a cumplir", ha apostillado.

Para el concejal de Ordenación del Territorio, quien ha vuelto a abogar por el "diálogo", es necesaria ya la firma de la adenda, y ha criticado que "no se haya avanzado nada ni haya disposición para ello salvo que pasemos por el aro y aceptemos el tranvía".

"Tienen mucho miedo, debido a lo que suscribieron con la concesionaria, a que esto se les vaya de las manos", ha alertado, rechazando, de todos modos, este supuesto porque "ellos han de ser responsables de lo que firmaron, a nosotros no nos dijeron nada y lo que nosotros defendemos es que se hagan las cosas bien".

CONSENSO VECINAL

Ante el argumento al que se acoge el Ayuntamiento de que el tranvía no cuenta con consenso vecinal, tal y como ha subrayado Pomares, Pérez ha defendido que tiene "un respaldo mayoritario", siendo rechazado sólo por "una minoría muy activa", a la que, no obstante, se le ofrecerían "medidas paliativas".

Tal y como ha aseverado, "no se pueden subordinar los intereses de varios distritos a estar interconectados a los de una minoría", al tiempo que ha cuestionado que "se utilicen argumentos populistas". Además, ha opinado que una paralización requeriría un pronunciamiento de la Corporación municipal y no sólo del equipo de gobierno.

DE LA TORRE

Sobre esta polémica, el alcalde, Francisco de la Torre, que espera reunirse pronto con el consejero de Fomento, Felipe López, ha insistido, igualmente, en la necesidad de firmar la adenda porque "los efectos económicos derivados de los compromisos de la Junta con la concesionaria no pueden trasladarse al Consistorio". "Sería un atropello a la ciudad", ha advertido.

Ha reiterado la necesidad del consenso vecinal, recordando que fue un extremo apuntado también por la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Además, ha vuelto a argumentar que el trazado del tranvía no coincide con el PGOU y ha advertido de que un cambio de este planeamiento o del Potaum "no es algo que se haga en dos días". Ante esto, ha insistido en las ventajas del metrobús.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento