Alumnos de la UPO creen que la reducción temporal del Grado supondrá problemas administrativos y más suspensos

  • El sector de alumnos de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla se ha pronunciado respecto a la medida anunciada por el Rectorado para que el estudiantado tenga la opción de hacer en tres años el Grado que, actualmente, se imparte en un periodo de cuatro, manteniendo la cifra de 240 créditos, una iniciativa que considera traerá complejidades de ámbito administrativo y un aumento en el número de suspensos y segundas matrículas.
Comienzo de clases en la Universidad Pablo de Olavide
Comienzo de clases en la Universidad Pablo de Olavide
EUROPA PRESS/UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

"No estamos a favor ni en la forma ni en el fondo", ha indicado a Europa Press la delegada general del Consejo de Estudiantes (Ceupo), Irene Serrano, que respecto a la primera ha lamentado que la universidad haya decidido publicitar la medida a pesar de que la mayoría de las facultades se oponían a este extremo.

En cuanto al fondo, los alumnos aluden a "muchos motivos" para el rechazo, como, por ejemplo, las cuestiones administrativas derivadas de la compresión del mismo contenido docente de cuatro años en un periodo de tiempo menor: masificación de aulas, profesores "sobreexplotados", falta de éstos o coincidencias horarias.

Asimismo, el Ceupo considera que se va a "magnificar" el número de suspensos en el sentido de que, si un alumno tiene el mismo tiempo pero más asignaturas, "habrá muchos que no sean capaces de salir para delante".

Por otro lado, Serrano ha manifestado que, de salir bien esta acción, "la vida universitaria desaparecerá más allá de los apuntes", apuntando al respecto a cualquier tipo de actividad extraacadémica o de asociacionismo, por una evidente falta de tiempo.

También critican que, a su juicio, la medida se ha adoptado con la finalidad de competir en rankings y popularidad con otras universidades, en un enfoque de competencia intercentros con el que "nunca estaremos de acuerdo". Los "precedentes" sentados para una reforma como el '3+2' -aunque los estudiantes aseguran saber que no se trata de la misma reforma-, el hecho de que el título, pese a todo, se otorgue solo tras cuatro años o que la iniciativa no sea más que "publicitar algo que ya existía" son otros motivos de oposición para el alumnado.

La medida mantendría la misma carga docente y respetaría las vigentes asignaturas y proyectos. Esta fórmula, que será de adscripción voluntaria y a la que acogerse en cualquier momento, permitirá, en opinión del Rectorado, beneficiar las aspiraciones profesionales de una parte del estudiantado que quiere terminar antes manteniendo la formación integral -al contrario de lo que proponía la reforma estatal, que sugería grados de tres años pero limitando el número de créditos a 180- para preparar oposiciones, al objeto de cristalizar su espíritu emprendedor o, simplemente, para seguir luego estudiando otras carreras.

La concepción general de esta idea, pionera en España y mediante la cual la UPO, a juicio de su rector, muestra su carácter innovador, es la de que cualquier alumno que haya aprobado, sea con la nota que sea, pueda beneficiarse de la misma: la iniciativa no está dirigida a ningún grupo en concreto ni precisaría de autorización administrativa, pues la institución, según su propia normativa, tiene la potestad de organizar sus grados de este modo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento