El Ajuntament ha aprobado el plan para expropiar fincas privadas y sociales que llevan años sin un uso o que están en un estado deficiente de conservación en diversas zonas de Ciutat Vella, como la Rambla del Raval, la calle Sant Pere Més Alt o la calle Carabassa. En total, se habilitarán 377 pisos de protección: 288 (59 eran privados) serán reformados y otros 89 serán de nueva construcción.