Inicio de curso con colas de tráfico y cinco escuelas sin poder abrir
Paula, en la entrada de la Escoladei de Cerdanyola, ayer, en su primer día de clase en el ciclo de Primaria (Eros Albarrán).
Las obras o las mejoras impidieron ayer empezar las clases a los 2.520 alumnos del Agustí Bartra (Terrassa), el Narcís Monturiol (Figueres), de P-3 del Pla de Dalt (Olot), el Taialà (Girona) y el Baix Empordà (Palafrugell). Ésta fue la incidencia más remarcable del inicio de curso, junto a las mayores colas de tráfico para acceder a Barcelona.

«Tienen un servicio de acogida. El lunes volverán a la dinámica habitual», indicó el conseller de Educació, Ernest Maragall, sobre estas escuelas cerradas. Para él, el curso «de la inmersión lingüística y el inglés» comenzó «con absoluta normalidad».

La afectación se limitó a cinco de los 4.270 centros. Sobre los 60.606 maestros, Educació afirma que no falta «ninguno», pero el sindicato mayoritario cifra en al menos 290 las bajas actuales.

En Olesa, ocho familias de Olesa no llevaron a sus hijos al colegio por discrepancias con la dirección.

Primeras retenciones

La vuelta a las aulas originó más de 50 kilómetros de retenciones sumadas en el área de Barcelona, sobre todo, la B-23, la B-20, la C-32 y la AP-7.

Estas vías se vieron más congestionadas que otros días, con los padres que llevan a sus hijos al colegio en coche.

La primera catalana del siglo va a clase

Paula Parra, de 6 años, comienza Primaria y se reencuentra con sus amigos tras un largo verano. El despertador sonó mucho antes de lo habitual. El verano ya terminó definitivamente.

Paula, la primera niña que nació en Catalunya y España este siglo (1-01-2001, hospital General, en Sant Cugat), comenzó ayer por la mañana Primaria. 70.600 niños de su edad han iniciado esta etapa educativa en Catalunya.

José Luis y Montse, sus padres, ya tenían ganas de que todo volviera a la normalidad. Todo lo contrario que su hija. Esta mañana no ha desayunado, aunque normalmente toma cereales. Para el patio, le espera un bocadillo de paté. Paula apura hasta última hora viendo un programa en la televisión.

Es el momento de cargar con la mochila llena de libros y subirse al coche. Su madre la lleva y después sigue camino hacia el trabajo, en Ripollet. Paula está matriculada en el centro Escoladei (privado concertado) de Cerdanyola, donde va también su hermano Marc. Su actividad favorita es pintar. Ayer se reencontró con sus amigos, a los que no veía desde antes del verano.