El divorcio en una tarta nupcial.
Representación de un divorcio con una tarta nupcial. ARCHIVO

La Audiencia de Pontevedra ha dado la razón a un padre divorciado que pedia dejar de pagar la pensión de alimentos que le pasaba cada mes a su hijo de 24 años, un joven que abandonó los estudios en 2009 y que desde aquella época ni estudia ni trabaja, según informa La Vanguardia.

Es la segunda vez que la Justicia le deniega la pensión paterna al joven. En junio de 2014 el Juzgado de Primera Instancia de Vigo ya eximió al padre de seguir manteniendo a su hijo. En aquel momento su exmujer y madre del chico apeló la sentencia y ahora han vuelto a negarle el dinero. 

Es el Código Civil el que regula la pensión alimenticia de los hijos de matrimonios separados. Tienen derecho a ella los hijos que son menores de edad y también los hijos mayores de 18 años que vivan en el domicilio familiar y no tengan independencia económica.

No ha mostrado la debida aplicación o dedicación ni a los estudios ni a la búsqueda de una ocupación laboral Este es el caso del jóven gallego, sin embargo, la órden impone que los mayores de 18 años que no puedan ganarse la vida por sí mismos, en el momento en el que reciben la pensión están obligados a aprovechar el tiempo libre para formarse. Concretemente por su "apatía y desinterés para encontrar empleo" a pesar de no tener "impedimento físico o de cualquier otro tipo" para trabajar, el juez le ha denegado la pensión.

La sentencia advierte que el chico "no ha mostrado la debida aplicación o dedicación ni a los estudios ni a la búsqueda de una ocupación laboral". Desde que dejó de estudiar en tercero de ESO —hace seis años—  solamente ha trabajado 40 días y ha hecho un par de cursos de formación, que le han supuesto, en total, menos de 20 horas de dedicación. Es más, ni siquiera se apuntó al paro hasta que comenzó el pleito.

Un caso similar ocurrió en octubre de 2014, cuando un juzgado de primera instancia de Arcos de la Frontera (Cádiz) dictaminó lo contrario y condenó a un padre a pagar la pensión alimentacia de su hija de 29 años. La diferencia con este caso es que la chica aún estaba estudiando la carrera de Psicología.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.