C's preguntará en el pleno por la ruina de Gran Vía 29 que ve "sospechosa"

  • El portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Logroño Julián San Martín ha adelantado este jueves que presentará varias preguntas al pleno del mes de junio sobre la declaración de ruina del edificio de Gran Vía 29, un expediente que ve "sospechoso".

Como ha apuntado San Martín en rueda de prensa, es un "asunto delicado", que ya se abordó el pasado mes de febrero en la Comisión Municipal de Desarrollo Urbano, en la que ya C's planteó una serie de cuestiones al respecto.

Así, ha recordado que se trata de un edificio "singular, aunque no tiene protección ni está catalogado", ya que es una obra 1932 del arquitecto Fermín Alamo, "el único que queda suyo en Logroño junto con el de Escolapios".

El edificio tiene una historia larga, ya que, a comienzos de la década de los años 2000, ya tuvo una primera declaración de ruina, que luego no se llevó adelante. El inmueble cuenta con varios locales comerciales en sus bajos, que están ocupados, y con viviendas, de las que solamente una está habitada.

Los tres últimos pisos, del 4º al 6º, son propiedad hace años de una empresa de inversiones, lo que supone el 56% del total del edificio. A esta empresa "hace tiempo que se le viene advirtiendo y lanzando requerimientos desde el Ayuntamiento para que mantenga el edificio", en temas como cerrar las ventanas o el arreglo de aleros y cristales.

"Nunca han hecho caso de estos requerimientos", ha apuntado San Martín, quien ha recordado, incluso, que el propio Consistorio realizó obras en el año 2011, por el método de la ejecución subsidiaria, que supuso que se pasó a la propietaria una factura posterior a los trabajos de más de 243.300 euros.

Pero lo grave, a juicio del portavoz 'naranja', es que "solamente cuatro años y medio después, y sin ninguna transparencia, se presenta esta declaración de ruina económica con la obligación de derribar el edificio en tres meses".

Antes de llegar a esta situación, como ha explicado, ha habido un cruce de informes: uno, encargado por los ocupantes de los locales comerciales, que apunta que no hay ruina de ningún tipo en el edificio; y otro, de la propietaria, que habla de ruina en todas sus posibilidades (económica, técnica y urbanística).

Estos dos estudios con conclusiones diferentes han motivado que el Ayuntamiento haya emitido un informe contradictorio de ruina, en el que el tipo de ruina del edificio no es técnica -por mal estado de la estructura- ni urbanística -porque, por el planeamiento, no se pueda edificar-, sino económica, que cueste más su mantenimiento que su derribo.

Lo que, para Julián San Martín, resulta "curioso y sospechoso, aunque no hay más pruebas", es que la propia firma propietaria "que es la que no mantiene el edificio, pese a los requerimientos, es la que pide la ruina, es decir, primero deja que el inmueble se deteriore, para luego pedir la ruina".

Todo ello supone, en palabras del portavoz de Ciudadanos, "tres cosas: la primera, que se están dejando perder edificios singulares en Logroño, como éste de Fermín Alamo, y es una vergüenza, deberían paralizar el proceso; en segundo lugar, que no se opte por la rehabilitación, y se vaya a la especulación urbanística del solar".

"En tercer lugar, que este equipo de Gobierno está actuando mal permitiendo que se derribe el edificio. Trata mal a los comerciantes, está siendo fuerte con el débil, que son estas personas que tienen sus negocios en el inmueble, mientras que es débil con el fuerte, con la empresa propietaria. Y todo, con total falta de transparencia por lo que preguntaremos en el pleno sobre este asunto", ha finalizado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento