Más empleo parcial en España... y más 'obligado' que en el resto de la Unión Europea

  • El 54,2% de los trabajadores a tiempo parcial en España (1.523.000 personas) dice estar subempleado y desear trabaja más, según Eurostat.
  • España es el segundo país de la UE con más empleados parciales que desean trabajar más, en comparación con el total de trabajadores.
  • El 15,7% de todos los empleos en España corresponden a trabajos de tiempo parcial y están generalmente ocupados por mujeres (el 67%).
  • "La creación de empleo de los últimos dos años permite no tener que aceptar tanto un contrato a tiempo parcial", considera Luis Zarapuz, de CC OO.
Dos teleoperadores atienden llamadas en un Call-Center.
Dos teleoperadores atienden llamadas en un Call-Center.
GTRES

"Imagina esta situación", sitúa al interlocutor Luis Zarapuz, economista del sindicato CC OO; "cobras 5 euros a la hora y apenas ingresas 400 al mes porque solo te emplean 20 horas semanales. ¿Cómo llegas a fin de mes? ¿No estarías buscando un empleo completo?".

Zarapuz suelta la pregunta al aire, buscando una respuesta en el periodista y en el 54,2% de los 2,8 millones de españoles que tenían en 2015 un horario reducido de forma involuntaria, según ha publicado este jueves la agencia estadística Eurostat. No son parciales porque quieran más tiempo para estudiar o cuidar familiares. No. Uno de cada dos ocupados a tiempo parcial, lo son porque no encuentran un empleo mejor.

La comparación con los vecinos europeos, en este aspecto, tampoco deja en buen lugar al mercado laboral español: es el tercer país de la UE con más subempleados -empleados parciales descontentos con su corta jornada- solo detrás de Grecia (71,8%) y Chipre (68%) y muy por encima de la media comunitaria (22,4%). Este porcentaje de involuntariedad crece además 20 puntos, desde el 34% que existía en 2008, el año que comenzó la crisis.

"En España la parcialidad no es una alternativa buscada: no es como en Holanda, donde dos tercios de las mujeres trabajan a tiempo parcial y la mayoría lo hacen de forma voluntaria", relata Zarapuz a 20minutos sobre el país neerlandés, donde apenas el 13,4% está subempleado de forma involuntaria, según Eurostat.

Voluntario o no, el trabajo a tiempo parcial se ha impuesto en los últimos años. La búsqueda de la flexibilidad laboral por parte del empresario ha empujado una modalidad de empleo que ocupaba a 2,3 millones de personas en 2008 (el 11,6%) y siete años después alcanzaba los 2,8 millones (el 15,7%). Y es una herramienta muy golosa para las empresas, porque les permite adaptar el empleo a su actividad a través de horas complementarias, siempre que no supere las 40 horas semanales.

El uso del contrato por horas, sin embargo, sigue siendo muy escaso respecto al resto de Europa. La tasa de parcialidad media en la UE alcanza el 20,3% y en algunos estados como Países Bajos, tal y como citaba el experto sindical, los parciales suponen el 50,7% de todos sus contratos vivos. "El motivo es que allí es posible conciliar y vivir con el salario que ofrece un contrato parcial, pero aquí es imposible", insiste Zarapuz sobre un país, el holandés, con un salario mínimo de 1.501 euros. Prácticamente el doble que en España.

¿Y quién ocupa estos subempleos? Sobre todo, mujeres. El 67,4% de los empleos parciales involuntarios en España ocupaba en 2015 a una trabajadora; un porcentaje similar al promedio comunitario (66%) y que ha ido reduciéndose poco a poco desde 2008: aquel año, el 78% de los 814.000 subempleos era femenino.

"Los trabajos a tiempo parcial han estado tradicionalmente feminizados porque se consideraban la 'renta complementaria' del marido, que solía tener un empleo más estable y mejor pagado", cuenta Luis Zarapuz. Pero la crisis económica de 2007 trastocó ese balance. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria (y su efecto directo en la Industria) destruyó 3,3 millones de empleos en cinco años. Trabajos, fundamentalmente, ocupados por hombres. "Muchos tuvieron que aceptar en ese momento empleos parciales que antes rechazaban".

Los 181.000 hombres empleados parcialmente en 2008 y que deseaban trabajar más horas (un 22% del total), se convirtieron siete años después en 496.000 (un 32,6%). Un repunte que también sufrieron las mujeres (de 633.000 subempleadas a 1.026.000) , aunque a un ritmo algo menor.

La creación de empleo durante la frágil recuperación económica cimentada desde 2014 ha ayudado a aliviar algo el mercado de trabajo, según los expertos. Y los datos de Eurostat reflejan este nuevo escenario. Los trabajadores en situación de subempleo crecieron desde 2008 (34%) hasta 2013 (58%), pero desde entonces se acumulan dos ejercicios de descenso, hasta el 54,2% registrado en 2015.

"La creación de empleo de los últimos dos años ha permitido que ya no apriete tanto para el trabajador la necesidad de aceptar un contrato a tiempo parcial", considera Zarapuz. "Es posible que la contratación de jornada reducida esté volviendo a interesar más a quien desea conciliar estudios o cuidados, pero lo hace en tasas aún muy pequeñas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento