La familia junto al abogado a la salida de los juzgados
Testigos e imputados declararon ayer ante el juez. CRISTINA CHASCO. CRISTINA CHASCO
El juzgado número cuatro de Ceuta vivió ayer el inicio del proceso judicial por los gemelos muertos poco después del parto por una presunta negligencia médica. Tras las declaraciones, tres médicos quedaron imputados en el caso, I. L. P, S. O. A y J. Q. G.

Para el letrado de la familia, José Luis Ortiz, uno de los aspectos más graves de esta presunta negligencia médica es que ninguno de los dos doctores que tomaron la decisión de no incubar a los bebés eran pediatras. "Ambos son médicos generalistas y al menos uno de ellos continúa ejerciendo hasta el día de hoy y contratado por el Ingesa como pediatra en el hospital civil".

Una de las pruebas presentadas por los denunciantes es un informe de un especialista en pediatría infantil y neurología donde establece la mala praxis detectada en este caso en el que se tomó erróneamente la decisión médica de no incubar a dos bebés recién nacidos sin tener en cuenta que tenían 26 semanas y un día de edad gestacional.

"Son médicos generalistas y al menos uno de ellos continúa ejerciendo contratado por el Ingesa como pediatra en el hospital civil"

Además, "no se les pidió a los padres que firmaran un documento de consentimiento expreso autorizando a los facultativos a no incubar a los pequeños, algo imprescindible ya que son los progenitores los verdaderos responsables y dueños de si quieren o no intentar que su hijo viva, aún asumiendo que va a tener una vida con taras físicas y psíquicas. Es una decisión completamente legítima por parte de los padres", explica José Luis Ortiz.


Para el abogado, la decisión de no incubar a los niños fue tomada por "personal no cualificado porque ninguno de los dos médicos tenía capacitación ni conocimientos para tomar esa decisión que es sobre la pérdida de oportunidad de una vida humana".

Ahora, los padres de los pequeños deberán esperar a que el juez se pronuncie sobre la exhumación de los cadáveres para comprobar si los bebés murieron de hambre y frío. El magistrado ha solicitado que el forense del juzgado emita un informe-dictamen sobre la existencia de mala praxis.

CONSULTE AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE CEUTA