Camión de bomberos de Soria en el lugar del suceso
Los bomberos y la Policía acudieron a la calle San Martín de Finojosa para atender a los afectados. FOTO: Mª. J. BORJABAD MªJ.BORJABAD

Cuatro personas resultaron intoxicadas por la mala combustión de un calefactor y tuvieron que ser ingresadas en el hospital Santa Bárbara de la capital. Aunque su pronóstico no es grave, una menor quedó hospitalizada en la planta de pediatría y un adulto en la Unidad de Cuidados intensivos.

Uno de los miembros de la familia advirtió que su marido y su hija sufrían vómitos

Uno de los miembros de la familia advirtió que su marido y su hija sufrían vómitos. Alertó inmediatamente a los servicios del 112. Ante los posibles síntomas de haber ingerido monóxido de carbono se dio cuenta a los bomberos y a la Policía Local que se personaron en la calle San Martín de Finojosa donde se ubicaba el inmueble.

Una noche poco tranquila

Los vecinos fueron alertados dada la hora del suceso, minutos antes de las doce de la noche del martes, y de la posible gravedad de la situación. Uno de ellos facilitó a los bomberos el acceso al domicilio de los afectados, que tras una medición de gases advirtieron que la cantidad del monóxido de carbono era de 40 unidades más del límite recomendable para el uso de equipación especial.

Una vez dentro los bomberos ventilaron la finca y buscaron la fuente del gas, que resultó ser lo que se conoce como un quemador, un calefactor de gas.

Síntomas parecidos a los de otras enfermedades

Por fortuna los afectados se dieron cuenta a tiempo de la intoxicación y evolucionan favorablemente. Y es que las emanaciones de monóxido de carbono pueden llevar a enfermar o a la muerte rápida e inconsciente porque es un gas inodoro e incoloro y los síntomas pueden confundirse con los de otras enfermedades.

El monóxido de carbono puede llevar a enfermar o a la muerte rápida e inconsciente porque es inodoro e incoloro.
Es habitual que la ingestión produzca desmayo y los síntomas más comunes son dolor de cabeza, sensación de mareo, náuseas, dolor en el pecho, confusión o como ocurrió en el caso de estos vecinos de Soria, vómitos.

La combustión que emana el gas puede producirla un vehículo, los antiguos braseros de madera y carbón, las cocinas de gas o los sistemas de calefacción. Para evitar sucesos como este, es recomendable el buen mantenimiento de los artefactos y su uso con ventilación, puertas o ventanas abiertas.

CONSULTA AQUÍ LAS NOTICIAS DE SORIA