La Federación de Asociaciones de Vecinos y Entidades de las Partidas Rurales de Alicante ha apoyado la construcción de una fábrica de biodiésel en el puerto de la ciudad a cambio de "infraestructuras positivas para San Gabriel, Aguamarga y las zonas rurales".

Así lo indicó el presidente del colectivo, Jaime Gonzálvez, quien anoche participó en la reunión del comité de la federación, en la que también se analizaron la inseguridad ciudadana y la situación de los colegios.

Según Gonzálvez, el presidente de la Plataforma en Defensa de la Entrada Sur de Alicante, Antonio Moya, expuso en la reunión que el colectivo tiene previsto iniciar negociaciones con el Ayuntamiento, la Autoridad Portuaria, la Generalitat y la empresa Biodiésel Alicante respecto a la instalación de la planta.

El propio Moya reconoció hoy que "antes estaba en contra de la planta" y señaló que ahora su intención es que no construyan la infraestructura "sin ningún beneficio" para los vecinos.

Por ello, el colectivo va a "negociar y pactar" con las administraciones porque, según dijo, se trata de "una imposición del movimiento vecinal".

Piden un centro de salud

Recordó que la con la instalación de la depuradora del barrio de San Gabriel los vecinos no recibieron "nada a cambio", excepto "plagas de mosquitos y malos olores las 24 horas del día".

Entre otras mejoras, los vecinos solicitarán la construcción de un centro de salud en San Gabriel y la adecuación del acceso a esta zona de la ciudad, así como acondicionar el paseo Joan Fuster y hacer transitable el barranco de las Ovejas.

Gonzálvez destacó que la federación de partidas rurales respaldó por "unanimidad" y de forma "consensuada" la instalación de la planta a cambio de infraestructuras, pero "a una distancia superior a la prevista".

Inseguridad en las partidas rurales

Por otra parte, Gonzálvez se refirió a la situación de "saturación" de los colegios en las partidas rurales y propuso la construcción de un colegio público en las pedanías, al tiempo que resaltó la "inseguridad ciudadana" existente en estas zonas.

A este respecto, la delegada del área de Seguridad del colectivo, Manuela Carretero, dijo que las pedanías no tienen "vigilancia de motos y coches del 091" por falta de efectivos policiales, y avanzó que solicitarán una reunión con la subdelegada del Gobierno, Encarna Llinares, y los responsables de la Policía Local y Nacional.