La dirección federal de IU ha instado a la dirección de esta formación en Málaga y al portavoz del grupo municipal en el Ayuntamiento malagueño, Pedro Moreno Brenes, a restituir en sus responsabilidades al otro concejal de Izquierda Unida, Antonio Serrano.

Después de la destitución de todos sus cargos en comisiones informativas, empresas municipales y organismos autónomos, la dirección federal de IU traslada así en un comunicado su respaldo al edil afectado, "tras las medidas injustas y anti-estaturias que ha tomado contra él la dirección malagueña, así como el portavoz de su grupo municipal". La ejecutiva de IU en Málaga acordó en julio abrir un expediente a Serrano por sus declaraciones públicas sobre discrepancias con el reparto de responsabilidades municipales que su formación estableció.

Este edil formó parte de la candidatura alternativa a la de Pedro Moreno, encabezada por Isabel Martínez y que perdió la asamblea local para elegir la lista electoral municipal, aunque estatutariamente se establece la integración de ambas opciones. La responsable federal de Política Municipal de IU, Monserrat Muñoz, y el coordinador de la Comisión Permanente de IU federal, Rubén Fernández, han remitido un escrito tanto al responsable local de IU en Málaga, José Antonio Cabezuelo, como al portavoz municipal, Pedro Moreno, en el que solicitan que, "a la mayor brevedad, se le restituyan las responsabilidades que hasta el momento tenía" Serrano.

Los dirigentes federales responden de esta forma al amparo solicitado por el afectado y en el escrito se alude a los acontecimientos acaecidos, en los que la dirección federal no observa que Antonio Serrano cometiera "ninguna falta o comportamiento contrario a los estatutos de IU, ni a sus obligaciones como militante y cargo orgánico de la coalición". La dirección federal sostiene en su nota que el concejal sancionado "se limitó a realizar su trabajo en coordinación con las asambleas de base de la coalición en Málaga ciudad" y que "se coordinó en el trabajo institucional siempre que se le convocó en tiempo y forma".

El alto órgano ejecutivo de la formación izquierdista hace un llamamiento a los dos concejales para que "mejoren su comunicación, corresponsabilizando de ello también a la dirección local de Málaga, con el único objetivo de trasladar a los ciudadanos el trabajo, propuestas y proyecto con el que IU se presentó en las elecciones municipales". Pedro Moreno consideró esta semana que la destitución de Serrano "no es una medida disciplinaria, sino política" y que la decisión de la dirección de IU responde a la "pérdida de confianza" en ese edil tras su actitud en los últimos meses.

"Aislamiento absoluto"

Por su parte, Antonio Serrano, ha admitido que la dirección de Izquierda Unida le está sometiendo a un "aislamiento absoluto" desde el primer día que asumió su cargo. "La falta de ortodoxia en los procedimientos que se están siguiendo contra mi persona, no tienen lugar y yo nunca lo hubiera imaginado", afirmó Serrano.

Pero según Serrano la realidad objetiva no es la que plantea el portavoz del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Málaga, Pedro Moreno Brenes, ni los dirigentes de la organización que han tomado la palabra estos días. "Se me ha prohibido hacer ruedas de prensa, comunicados, reunirme con colectivos y llevar mociones a plenos" apuntó Serrano, quien también explicó que en la organización que él milita "no es de prohibiciones" y está en la línea de "defender el estado de libertad".

Cuando se llega a esta situación "de asfixia", Serrano destacó que la solución es "trabajar para justificar el salario que pagan los ciudadanos de Málaga". "Ni yo he llegado aquí con vocación de irme antes de que se cumplan los cuatro años de mandato ni nunca he tenido vocación de cobrar sin trabajar", resaltó. Por otra parte, Serrano confesó que va a recurrir en el caso de que la resolución que se le notifique sea negativa. "Pido que se cumplan los estatutos y los procedimientos, y yo voy a seguir dicho procedimiento", expresó.