Demi  Moore y Ashton.
Demi Moore y Ashton Kutcher. ARCHIVO

Demi Moore, su marido, Ashton Kutcher, Madonna y tres mil estudiantes del Centro Internacional de Cabalá con sede en Los Ángeles llegan hoy a Israel para sumarse a las celebraciones del año nuevo judío (Rosh Hashana en hebreo) 5768.

Assaf Levy, portavoz israelí y organizador del Centro Internacional de la Cabalá aseguró que la pareja de actores, al igual que Madonna y su esposo Guy Ritchie "quieren que esta visita sea privada". Además, puntualizó: "No estará abierta a la prensa ni habrá entrevistas. No queremos que haya problemas con los paparazzi'"

En la visita también participan la diseñadora Donna Karan y la comediante estadounidense Rossi O'donell y, según Levy, 500 de los estudiantes son de origen sudamericano.

La diseñadora Donna Karan y la comediante estadounidense Rossi Odonell

Las celebridades y seguidores de la Cábala, (en la tradición judía, sistema de interpretación mística y alegórica del Antiguo Testamento) participarán en sesiones de estudio y meditación, visitarán las "tumbas de los justos" en Galilea, y otros lugares importantes en la tradición judía.

Los visitantes se alojarán en dos hoteles en las playas de Tel Aviv que permanecerán cerrados al público desde hoy y durante diez días bajo estrictas medidas de seguridad.

"Los hoteles fueron transformados en un gran centro de la Cabala. Habrá tienda con objetos especiales y libros", expresa Levy, uno de los pocos israelíes que estará cerca de la reina del pop.

Levy agrega que el hotel y la suite de Madonna estarán decoradas con flores y un chef privado se encargará de cocinar exclusivamente para ella, quien según algunas informaciones sigue las estrictas reglas judías de alimentación (kósher).

Las celebridades también participarán en la ceremonia de anulación de las promesas y juramentos incumplidos ("Hatarat Nedarim" en hebreo) hechos en el año que termina.

Según el Centro de Cábala, Israel es el "epicentro del mundo" y el "viaducto a través del cual la luz de Dios entra y se renueva en el mundo", de ahí el gran interés que generó este peregrinaje entre esos estudiantes y celebridades.

Los que no están muy satisfechos con la visita de la cantante son los judíos ortodoxos, quienes sostienen que la Cábala es un conocimiento elevado y complejo que pueden estudiar quienes superan los 40 años, y que debe ser vedado a las mujeres pues podrían "enloquecer".

El diario israelí "Yediot Aharonot" publica hoy una entrevista con Keren Berg, la esposa del rabino Berg, director del Centro de Cábala de los Ángeles que organiza el viaje y es criticado por los ortodoxos por sacar provecho comercial de la doctrina mística judía.

"La gente cree que nosotros perseguimos a las celebridades pero no es así. Cuando Madonna vino la primera vez le entregamos algunos libros y se fue. Poco a poco le ayudamos. Y no podemos negar que cuando ella y Demi Moore hablan sobre la Cábala, atraen a millones de personas", expresa Keren Berg.

Madonna visitó Israel en septiembre de 2004 e intentó reunirse con el rabino Isaac Kaduri, el más anciano y venerado de los cabalistas, pero este se negó a recibir a la cantante.