El límite de 30 kilómetros por hora en la mayoría de las calles de la ciudad es una de las propuesta que quiere poner en marcha el Ayuntamiento de Málaga para mejorar la relación entre el tráfico rodado y los peatones.

Dentro de esta nueva limitación no entrarán las vías más importantes de la ciudad y que soportan el mayor número de vehículos, es decir, las que constituyen la denominada red básica. Por tanto, afectará a las calles medianas y pequeñas, con la intención de adoptar medidas que ya se adoptan en otros países europeos, según publica La Opinión de Málaga.

Otra de las novedades que baraja el Consistorio es prohibir que se conduzca a más de 20 kilómetros por hora en las zonas con preferencia petonal, entre las que se incluye el centro histórico de la capital.