Joseph Estrada
El ex mandatario filipino Joseph Estrada. (ARCHIVO). ARCHIVO

Tras seis años de complicado proceso judicial, el ex presidente filipino Joseph Estrada ha sido condenado a cadena perpetua. "Es culpable más allá de cualquier duda razonable" anunció la portavoz del Tribunal Anticorrupción al dar lectura al fallo de las tres acusaciones presentadas contra el ex mandatario.

La sentencia fue emitida por el Tribunal Anticorrupción, que declaró inocente de perjurio a Estrada, quien apuntó antes del juicio que recurrirá la sentencia.

La presidenta del tribunal, Teresita de Castro, manifestó que Estrada puede regresar temporalmente a su residencia de Tanay, situada a las afueras de Manila, y donde cumple arresto domiciliario desde julio de 2004.

Unos 8.000 policías y soldados están hoy desplegados en Manila para responder a una eventual reacción violenta por parte de los seguidores del ex presidente Estrada.

Estrada calificó de "decisión política" la sentencia

Unos minutos después de escuchar la sentencia y abandonar la sala del Tribunal Anticorrupción, Estrada declaró a los periodistas que "como era de esperar, esta división especial fue creada para condenarme".

Rodeado de policías, Estrada añadió que "lo importante es el apoyo de la gente, que de manera abrumadora me ha declarado inocente. Esto es una decisión política".

Al dar lectura, la portavoz del tribunal dijo que "el acta 7080 impone la pena de "reclusión perpetua" para el delito de corrupción, lo que significa un máximo de 40 años de cárcel.

En el mismo juicio, el senador Jinggoy Estrada, hijo del ex mandatario, así como el abogado Edward Separio, fueron declarados inocentes de perjurio.