De tapas con guiris por Sevilla
Las socias de Ir de Tapas posan divertidas junto a los monitores con que ya cuenta la empresa.

Cuatro jóvenes crean Ir de Tapas, empresa que llevará a los turistas a comer ensaladilla, pringá, paella...  Ô Como la ruta del sanguinario Jack El Destripador, pero cambiando la niebla de Londres por el sol y las callejuelas de Sevilla. Una experiencia diferente, auténtica y original es lo que proponen tres sevillanas y una mexicana diplomadas en Turismo. Ir de Tapas es su invento empresarial.

«Queremos que los guiris que nos visitan disfruten de los mejores bares de la ciudad en compañía de un monitor que hable su idioma: inglés, alemán, francés, italiano, chino...», explica Paulina Lerma, que promociona el proyecto.

«Siempre que vas a un lugar, echas de menos conocer a alguien que te diga cuál es el bar mejor y más barato o  dónde salir de marcha», añade Juan Carlos Tirado, monitor de la lengua de Shakespeare, quien contará anécdotas y leyendas de Sevilla.

Ir de Tapas propone comer en Triana, el barrio de Santa Cruz, centro y Arenal. Dicho de otra manera, no quieren que nadie se vaya sin probar la ensaladilla de la Alicantina o las croquetas de Casa Román, por ejemplo.

Funcionan a mediodía y de noche. Los 13 euros por personas que vale esta cita no incluyen consumición, pero sí una guía muy práctica de la ciudad hecha por ellos. Se puede reservar la ruta en el 699 823 978.