A más de dos metros de profundidad. En pleno casco histórico de Sevilla,  en la calle Céspedes y en el entorno de la calle Santa María la Blanca, los arqueólogos que trabajaban en el solar sobre el que se va a levantar una promoción de viviendas de renta libre encontraron una antigua bodega del siglo XIX.

Integrados en ella, como parte de sus elementos constructivos, hay restos arquitectónicos mudéjares e islámicos, cuya importancia ha llevado a los expertos de la Consejería de Cultura a valorar si merece la pena su conservación en el lugar del hallazgo. Además de restos de una antigua vivienda de la época islámica de Sevilla, han encontrado una serie de pinturas murales de origen es árabe.