La Virgen gana a la lluvia
Una riada de devotos acompaña a la Fuensanta. (Fernando Muñoz)

Ni el cansancio ni el calor ni siquiera la fuerte amenaza de lluvia, que finalmente no cayó; nada impidió que miles de murcianos se reunieran ayer, a las 8.00 horas, en la plaza de Belluga, para acompañar a la Morenica en su tradicional paseo al santuario de la Fuensanta.

Frases de cariño como «¡Viva la Virgen de la Fuensanta!», «¡Guapa, guapa y guapa!» y «¡Viva la Morenica!» acompañaron a la Virgen desde la misma puerta de la catedral hasta su santuario, donde los murcianos de despidieron de su patrona entre aplausos.

La Morenica hizo ayer sus paradas habituales, en el barrio del Carmen, en la peña La Breva y en Algezares, donde le llovió, esta vez sí, su tradicional torrente de pétalos de rosas.

Durante el camino, como es habitual, los ciudadanos aprovecharon para realizar sus promesas ante la patrona. De hecho, se pudo ver a muchos devotos descalzos de camino hasta el monte.

La romería finalizó al filo del mediodía, con la entrada de la Fuensanta al santuario, con su manto rojo bordado en negro raso, que muestra la imagen más huertana de nuestra patrona. En ese momento, unos 10.000 fieles, según datos de la Policía Local de Murcia, se encontraban en los alrededores del santuario.

19 intoxicaciones etílicas ayer

Según fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias de la Región de Murcia, durante el día de la romería se registraron 57 intervenciones y 20 traslados a centros hospitalarios de la ciudad. De esas intervenciones, 19 fueron intoxicaciones etílicas. El resto fueron luxaciones, contusiones o lipotimias. El año pasado hubo 28 intoxicaciones.