El Sergas hará realidad el sueño de muchas madres gallegas: tener un parto natural en el agua. Un procedimiento en alza que actualmente sólo se ofrece en algunas maternidades privadas, pero que en la sanidad pública no se practica; al menos hasta ahora.

Antes de final de año habrá cuatro hospitales del Sergas –uno por cada provincia– que estén en condiciones de proponer esta modalidad a las futuras madres, así lo anunció ayer la Consellería de Sanidade, que explicó que ya hay dos centros que tienen las instalaciones preparadas para empezar a funcionar inmediatamente. Se trata de los hospitales Virxe da Xunqueira, en Cee (A Coruña), y el de O Salnés (Pontevedra). En ambos centros se ha habilitado una zona con bañeras en los paritorios.

Epidural o natural

Según la Xunta, esta medida pretende dar respuesta a una demanda y, en lugar de «cambiar la forma de parir» de las gallegas, crear un servicio más amplio con diversas opciones. De esta manera, las mujeres podrán elegir entre un parto con epidural o uno natural en el agua.

Este sistema permite la dilatación «de una forma más natural» y la madre sufre «un dolor menos intenso». Además, reduce el tiempo del parto y favorece la transición del bebé del líquido amniótico al mundo exterior. Y no sólo esto: la madre podrá estar acompañada por quien quiera en el proceso.

Seguridad y compañía

Según explicó la Consellería, la zona de las bañeras estará abierta a los familiares y allegados que decida la madre, con la única limitación del espacio disponible. Actualmente sólo entra la pareja, y no siempre.

Por otra parte, este nuevo sistema no merma en nada la seguridad de la mujer y de su hijo. Las zonas de bañeras que se están habilitando en los hospitales gallegos se encuentran próximas a los quirófanos para garantizar una actuación inmediata en caso de que se produzca alguna urgencia durante el parto en el agua.

Dinos

... cómo te gustaría dar a luz

Cuéntanoslo en...

e-mail l zona20acoruna@20minutos.es correo l Torreiro, 13, 4.º o en www.20minutos.es

Ahora cuesta de 900 a 1.200 euros

Cuando una madre gallega quiere dar a luz en el agua sólo tiene una opción: recurrir a la sanidad privada. Aunque no son muchas, sí hay alguna clínica en la comunidad que practica los nacimientos en bañeras. Las mujeres que recurren a estos centros tienen que desembolsar una cantidad importante que suele oscilar entre los 900 y los 1.200 euros –este precio incluye una posible intervención quirúrgica–. Hasta el pasado mes de marzo también eran muchas las gallegas que acudían a la sanidad privada para garantizar la epidural. Ahora ya está generalizada en el Sergas.