Movimientos sociales brasileños avisan: "ahora es la lucha" contra Temer

Cientos de personas toman la Avenida Paulista y frente a la patronal de Sao Paulo el 12 de mayo de 2016, el día que el Senado de Brasil suspendió el mandato de la hasta entonces presidenta Dilma Rousseff.
Cientos de personas toman la Avenida Paulista y frente a la patronal de Sao Paulo el 12 de mayo de 2016, el día que el Senado de Brasil suspendió el mandato de la hasta entonces presidenta Dilma Rousseff. 
WAGNER MACHADO

Varios centenares de brasileños se manifestaron este jueves contra el presidente interino, Michel Temer, en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil y cuna política del sustituto de la mandataria Dilma Rousseff, que fue suspendida del cargo después de que el Senado decidiera abrir un polémico juicio político en su contra.

La céntrica Avenida Paulista, tradicional bastión de la que hasta ahora era la oposición al Gobierno de Rousseff, fue el escenario de las protestas, que comenzaron a última hora de la tarde y que congregaron a sindicatos y movimientos sociales.

Los participantes quemaron el gigante pato inflable que hace meses cela la entrada de la Federación de las Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), la patronal más influyente del país, que había hecho campaña a favor del proceso contra Rousseff y cuya mascota se había convertido en un símbolo de su batalla por la reducción de impuestos para las empresas.

Los manifestantes señalaron que no reconocerán la "legitimidad" del Gobierno de Temer y aseguraron que saldrán en los próximos días a las calles, pero no para defender a Rousseff, sino para proteger "la democracia y los derechos sociales".



El líder del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y coordinador del Frente Pueblo Sin Miedo, que aglutina a una treintena de entidades sociales, Guilherme Boulos, afirmó que la determinación de la Cámara Alta "es muy grave" porque "a partir de hoy tenemos un presidente ilegítimo".



Boulos también dijo que "quienes creen que el acto del Senado pacificará el país, tendrán la respuesta en las calles" porque, anunció, intensificarán las movilizaciones en todo Brasil.



En Brasilia, la capital y epicentro de la crisis política, algunas decenas de mujeres también protestaron contra Temer y llegaron a invadir la rampa de acceso al palacio presidencial del Planalto durante la ceremonia de investidura del mandatario.

 Las manifestantes fueron reprimidas con gas pimienta por la policía.

Ministros "corruptos" y agenda conservadora

Los recelos entre quienes protestan contra el impeachment no giran necesariamente alrededor de la figura de Rousseff. Lo que preocupa a intelectuales, activistas, juristas que analizan el proceso es el hecho de que los ministros en el nuevo gobierno sean caras conocidas en la mira por supuestos casos de corrupción.

Al menos tres de ellos (la formación final aún está por confirmar), están en la mira de la operación Lava-Jato, la investigación sobre la corruptela en Petrobras que acabó con Rousseff fuera del gobierno.

Pero además genera preocupación el giro conservador del gobierno, que deberá cumplir con acuerdos y promesas que se hicieron a cambio del apoyo al proceso de impeachment.

Temer promete enderezar la recesión económica privatizando "todo lo que sea posible" en infraestructuras públicas y mediante una reforma laboral, aún en negociación, que permitiría la subcontratación de empleados en todas las areas de una empresa (hoy solo se permite en servicios auxiliares, no en la actividad-fin" de una empresa). Sobre ella Temer ha prometido que los brasileños no perderán "derechos adquiridos".

Entre sus ministros hay un controvertido secretario de seguridad conocido por su historial de mano dura; un ministro de agricultura al que Greenpeace le dio el "Premio Motosierra" por ser campeón en deforestación y que presiona por cambios en la ley para que las obras no requieran de licencia ambiental; un pastor evangélico en la cartera de Trabajo (Temer estudió nombrar a otro pastor para el ministerio de Ciencia y Tecnología, pero desistió); y además se suprimen las carteras de Derechos Humanos o incluso de Cultura, que ahora dependerá de educación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento