Junto a tres amigos, un niño de 10 años participó en un asalto violento a una vivienda en la que maniataron y golpearon a una anciana de 82 años. Cinco asaltantes, de entre 10 y 14 años, entraron en una casa y atacaron a la anciana, así como a su yerno y a su nieto. Durante la huida, dos de ellos fueron atrapados.

El niño de 10 años «estaba armado con un revólver y me gritó que me quedara quieto», afirmaba Jorge, el yerno de la víctima, de 60 años y que también se encontraba en  la vivienda. «Nos ataron a las camas con cinturones y nos golpearon. Querían saber dónde estaba el dinero», agregaba. En Italia, el Gobierno aprobó una ley que sanciona con pena de prisión a los niños a partir de 14 años que cometan hurtos.