La Dirección General de Tráfico no descansa. Ahora trabaja para poner en marcha nuevos sistemas de detección en de sustancias psicotrópicas en la saliva de los conductores. El director general de la DGT, Pere Navarro, anunció ayer esta iniciativa, que seguirá el ejemplo del sistema que se aplica en Cataluña desde 2005.

El responsable de Tráfico explicó que en Europa existen ya protocolos médicos para determinar los niveles de sustancias psicotrópicas a través de la saliva y recordó que se trata de un método «menos agresivo» que la extracción de sangre o el análisis de orina.
En un desayuno informativo organizado por Servimedia y Red.es, Navarro defendió los logros de su departamento en la lucha contra el alcohol al volante. En este sentido, recordó que el año pasado se duplicaron los controles realizados en 2003, pasando de dos millones a cuatro millones.

Por otra parte, el responsable de Tráfico atribuyó la subida en el número de accidentes de moto al aumento del nivel adquisitivo de los españoles. Navarro aseguró que se trata de «un problema de país rico», ya que ahora se compran motos de alta cilindrada, que exigen mayor prudencia al conductor.

Un año repleto de iniciativas

Entre las medidas anunciadas este año para castigar a quienes presenten conductas de riesgo al volante destaca la próxima modificación de la ley de seguridad vial. Ésta castigará hasta con 300 euros a quien use el GPS mientras conduce y el Congreso ha propuesto castigar con cárcel a los que conduzcan ebrios o demasiado rápido.