El juez Baltasar Garzón ordenó ayer el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del dirigente de Askatasuna (organización de apoyo a presos de ETA), Juan María Olano.  Su encarcelación se debe a delitos de integración en banda armada (por el que ya está procesado) e inducción a la kale borroka (violencia callejera) durante la manifestación ilegal que lideró el pasado domingo en San Sebastián en apoyo a los presos de la banda terrorista.

La petición de cárcel la realizó en la mañana de ayer el fiscal Carlos Bautista a Garzón, ante el que Olano compareció detenido. El líder de Askatasuna permaneció una media hora en el despacho de Garzón y se negó a hablar en castellano. Junto a Olano, ocho personas más fueron arrestadas en la marcha ilegal del pasado domingo en San Sebastián, pero  fueron puestas en libertad con la obligación de comparecer quincenalmente.

El magistrado señala en el auto que Olano, con su participación en esta manifestación de San Sebastián, incitó «claramente» al mantenimiento y desarrollo del acto «ilegal» y con «conciencia» de que podían producirse hechos graves «como ocurrió». Garzón argumenta la necesidad de acordar la prisión del portavoz de Askatasuna porque con esta última acción (la convocatoria de la manifestación) ha llegado a «escenificar un auténtico desafío a las instituciones incitando a la comisión de delitos terroristas».

También ordena su ingreso en la cárcel porque, explica, la manifestación de San Sebastián se enmarca «en el conjunto de acciones terroristas gravísimas desarrolladas por ETA» y ante el riesgo «objetivo» de fuga, como ya hizo en 2001 cuando huyó a Francia.

Diez años de prisión

Olano, que será conducido a la prisión de Soto del Real (Madrid), será juzgado a partir de octubre por su pertenencia a Gestoras Pro Amnistía-Askatasuna, por lo que se enfrenta a diez años de cárcel.

José María Arregui, Fiti, fue condenado ayer a 26 años de prisión por el envío en el año 1990 de un paquete bomba al despacho del comisario general de la Expo 92 de Sevilla.

Golpes al entorno de ETA

De Juana Chaos: Después de su polémica huelga de hambre, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias resolvió retirar la prisión atenuada al etarra José Ignacio de Juana Chaos el pasado 3 de agosto. De Juana, recluido en Aranjuez, continúa clasificado en segundo grado.

Arnaldo Otegi: El dirigente de la ilegalizada Batasuna permanece encarcelado desde el pasado 8 de junio en la prisión de Martutene, en San Sebastián, por un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Juan José Petrikorena: En marzo de 2006 el juez Grande-Marlaska ordenó el ingreso incondicional en prisión del dirigente abertzale Juan José Petrikorena, aunque salió un mes después tras abonar la fianza.

Díez Usabiaga y Pernando Barrena: Grande-Marlaska impuso en marzo de 2006 al portavoz de Batasuna, Pernando Barrena, y al secretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga, fianzas de 200.000 y 100.000 €, respectivamente.