En Bilbao ya se paga más que en cualquier otra ciudad del país por la compra o el alquiler de un piso. Pero los impuestos por tener una casa tampoco les van a la zaga a los precios de la vivienda.

En concreto, los bilbaínos ocupan el segundo lugar entre los españoles que más pagan por el impuesto de bienes e inmuebles (IBI), conocido popularmente como «contribución», según un estudio elaborado por la Fundación Eroski y presentado ayer por el PP de Bilbao.

Este impuesto, en todo caso, depende de la calle en la que se viva. Hay tres categorías. En la más barata, de nivel básico, un bilbaíno paga 107 € anuales por un piso de 85 metros cuadrados (calle Iturrigorri). Es decir, 1,25 € por metro cuadrado. Sólo pagan más los coruñeses, 7 € más. En Madrid, por el contrario, se pagan 39 € menos que en Bilbao.

En la categoría superior, en el centro de la ciudad, resulta similar. Los vecinos pagan 4,54 € por metro cuadrado. Un total de 573 por un piso de 126 metros cuadrados en Alameda de Urkijo.

En este caso, sólo supera esta cifra Barcelona, mientras que en Madrid se pagan 76 € menos y en Pamplona, por ejemplo, hasta 373 € menos.

Bilbao ocupa también un segundo puesto en una calle de categoría media, del tipo Islas Canarias, en San Ignacio. Aquí se abonan 2,74 € por metro cuadrado y sólo tienen que soltar más dinero los donostiarras.

60 enmiendas a las tasas

Este estudio ha servido para que los populares presenten un paquete de 60 enmiendas a la propuesta de tasas fiscales para el próximo año, que, con una subida media del 2,2%, quedará aprobada en el Pleno municipal de este mes.

El PP, por el contrario, plantea una rebaja del 5% en la mayoría de las tasas, ya que, según dijo el portavoz de la formación, Antonio Basagoiti, «no cabe ni una subida en enero, porque los bilbaínos ya tienen una gran presión fiscal».

Además, propone eliminar la tasa de basuras, al igual que en ciudades como Málaga o Valencia. Estos impuestos suponen el 17% de ingresos de las arcas municipales.

Devolución a los hosteleros

El Ayuntamiento devolverá a los hosteleros las tasas que pagaron por poner una terraza en la calle durante la Aste Nagusia, según anunció ayer el alcalde, Iñaki Azkuna. Esta medida pretende contrarrestar las pérdidas ocasionadas por el mal tiempo. El consistorio reembolsará estas tasas a unos «30 o 40» hosteleros. «Sólo se devolverá a los que pusieron terraza exclusivamente en Aste Nagusia», aseguró Azkuna. La cantidad que saldrá de las arcas municipales estará en torno a los 30.000 euros.