La montaña Matterhorn, en Suiza
Montaña Matterhorn, en Suiza. (Imagen de archivo) GTRES

Cada vez son más los viajeros concienciados y comprometidos con el medio ambiente. Y de su mano sigue tomando auge el turismo verde. En España, la naturaleza ofrece mil y un paraísos. Esa es la gran baza del turismo rural: disfrutar de la naturaleza de manera poco invasiva mientras se descansa en un lugar acogedor. Pero turismo y naturaleza son dos conceptos muy apetecibles también fuera de nuestras fronteras. Estos que siguen son cinco destinos europeos que no debes perderte si quieres disfrutar del turismo verde y sostenible.

Escocia
Desde hace varios años, Escocia se encuentra desarrollando un plan de turismo verde para conseguir y fomentar que éste sea más ecológico. Para disfrutar de lo que Escocia te ofrece podrás realizar algunas de sus muchas actividades como recorrer sus bosques y arboledas. Por ejemplo, el Parque Forestal Galloway, el más extenso de todo el territorio.

También puedes acercarte al Bosque Encantado de Pitlochry o tener la oportunidad de ver de cerca a los castores, que viven en el Bosque de Knapdale. También podrás recorrer sus amplios valles y lagos, ir de excursión por las grandes montañas que se encuentran en este lugar de Gran Bretaña, intentar subir a una de sus colinas o, como no, disfrutar de un largo y agradable paseo a través de sus montañas.

Irlanda
Los más aventureros podrán disfrutar de la belleza de 'Los Cliffs of Moher', unos mágicos acantilados que unen la mágica isla con el océano Atlántico. Estos escarpados se extienden ocupando 8 kilómetros y se elevan hasta los 214 metros, una altura que, honrando a su nombre, puede llevar a la 'ruina' o puede mostrar a aquellos que se acercan la magnificencia de la naturaleza.

Por si este plan no convence a aquellos a los que no les gusta arriesgar, la isla ofrece parajes verdes a lo largo de todo su territorio. Una buena opción para conocerlos es realizar la ruta de autopista conocida como El Anillo de Kerry. Este recorrido de 180 kilómetros marca el perímetro de la península de Iveragh alrededor de los lagos de Killarney y recorre un paraje inigualable en el que se pueden encontrar, entre otros complejos arquitectónicos, la casa de veraneo de Charles Chaplin.

Noruega
El turista puede disfrutar de la gran naturaleza que se extiende por su territorio y enamorarse de sus preciosas auroras boreales y fiordos. Noruega es ante todo un ejemplo a seguir en cuanto al respeto por el medio ambiente. Sus ciudadanos y gobernantes, durante años, han sabido valorar sus parajes naturales y se han preocupado de conservarlo y cuidarlo.

Una de las principales actividades que podrás realizar en tierras noruegas es la visita a los Fiordos Geiranger. La protección medioambiental que han llevado a cabo ha permitido que ahora se pueda disfrutar de la belleza de los famosos fiordos mientras das al mismo tiempo un agradable paseo en barco a través de ellos o, si lo prefieres, mientras realizas senderismo o una ruta en bicicleta.

Suecia
Suecia es uno de los pioneros en turismo verde, de hecho, fue el segundo país del mundo en adoptar una ley sobre ecoturismo. Todos sus ciudadanos tienen una gran afinidad con la naturaleza por lo que dedican todos sus esfuerzos en preservarla. Durante la época de invernal, podrás disfrutar esquiando a través de sus impresionantes montañas, patinar sobre hielo o, la actividad más exitosa de todas, un paseo en trineo tirado por perros. Así mismo, en verano también se expone una gran oferta de actividades, todas ellas relacionadas con la naturaleza. Por ejemplo, tendrás la oportunidad de descubrir la costa occidental en kayak, disfrutar del senderismo en el Parque Nacional de Abisko o llenarte de adrenalina con el descenso de ríos en una balsa de troncos.

Suiza
Repleta de lagos, icebergs, y prácticamente inundada por los imponentes Alpes, Suiza ofrece a quienes se presten a cuidarla, un entorno idílico para disfrutar del turismo verde. Aquí, el esquí, las rutas de montaña y la escalada, representan, a parte de las excursiones por los imponentes bosques de haya y roble, y las llanuras de cultivo, las principales actividades de locales y visitantes.