Cráneo de una hiena de Pinilla del Valle.
Imagen del cráneo de una hiena hallado en Pinilla.

El primer madrileño del que se tiene constancia habitó hace 90.000 años en Pinilla del Valle. A este homínido neandertal le conocimos por dos muelas halladas en 1981. Este verano, un cuarto de siglo después, los arqueólogos han encontrado en la misma zona, aunque en un yacimiento distinto, otras dos muelas, esta vez de un neandertal que vivió en la región hace unos 63.400 años.

Los dos hombres más antiguos de Madrid vivían en la misma zona, junto a un caudaloso río Lozoya, en un área que se ha demostrado fue también muy rica en fauna. No en vano se han hallado fósiles de hasta 70 especies animales diferentes.

Usaban palillos dentales

Estos dos hombres compartieron, además, un triste final: ambos fueron devorados por una jauría de hienas.

"Los molares tiene sarro y bacterias que nos permitirán aprender cómo vivió"

«Sus molares son muy diferentes. Los hallados en 1981 corresponden a un chico jovencito; éstos, a un hombre de unos 30 años», explica uno de los responsales de las excavaciones y director a su vez del Museo Arqueológico, Enrique Baquedano.

«Los molares hallados ahora corresponden a un neandertal clásico. Están muy desgastados y tienen sarro y bacterias que nos permitirán aprender mucho
sobre cómo vivió», explicó a 20 minutos Baquedano.

Comían animales herbívoros

De momento saben que usaban palillos dentales y que no les gustaba comer hienas. «No comían animales carnívoros, se alimentaban de cérvidos, équidos, bóvidos y rinocerontes», cuentan.

Sin embargo, a las hienas sí que les gustaban ellos, aunque no les resultaran muy apetecibles sus muelas, que por eso dejan huella. Baquedano y su equipo confían en encontrar algún otro resto óseo de este ‘nieto’ del primer neandertal que les ayude a entender qué pasó en Pinilla del Valle hace más de 63.000 años.