Unas 15.000 empresas del sector de la construcción emplean en la comunidad a trabajadores inmigrantes sin permiso de trabajo. Así lo denunció ayer CC OO, que mantuvo una reunión con la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, y el inspector jefe de Trabajo en la región, Vicente Mora, para hablar sobre redes de trabajo ilegal. Según el sindicato, entre 25.000 y 30.000 inmigrantes «semiexplotados» están empleados de forma irregular en este sector. Son «captados» y conducidos a las obras, que los emplean a través de «mafias».