Después de acompañar a sus hijos al colegio, los duques de Lugo se fueron ayer por separado, despidiéndose con dos besos en las mejillas. «Con esto ya nos podéis dejar un poco tranquilos», dijeron a la prensa, en referencia a su supuesta crisis.