Famosos a todo trapo
Victoria Beckham.

Faldas amplias, bajos vaporosos, vestidos por encima de la rodilla son algunas de las propuestas para la temporada primavera-verano 2008 exhibidas desde el 5 de septiembre en  la Semana de la Moda de Nueva York. Hoy finaliza después de haber reunido a lo más diverso del mundo de las celebridades.

Hasta Victoria Beckham, recatada en los últimos tiempos para adaptarse a la puritana moral norteamericana, se desmelenó en el desfile de Marc Jacobs. El pasado lunes, el show de Jacobs  empezó con dos horas de retraso sobre el horario previsto pero Victoria Beckham, mujer avisada, y la cantante Sheryl Crow llegaron a tiempo. En su colección, de inspiración lencera, destacaron con  audacia los sujetadores negros bajo las túnicas de seda y las bragas de cuello alto.

Ése mismo día Victoria también presenció el desfile de  Óscar de la Renta, quien, fiel a su refinado clasicismo, resucitó vestidos de noche estilo Audrey Hepburn. Por su parte, el sábado, Diesel, atraía a Demi Moore, su marido, Aston Kutcher, y a la ex modelo Playboy y vigilante de la playa Carmen Electra con combinaciones de blanco con fosforitos y plateados.

Pero el acto por el que celebridades como la embarazada Nicole Richie se pelearon por asistir fue el cuarto concierto de rock y moda. Avril Lavigne compitió con Tyra Banks en altura de peinado, en tanto que Jennifer López, Jessica Alba, Teri Hatcher y Alicia Keys deslumbraban con su belleza.

Mención aparte merece Custo Dalmau, quien debía presentar a las 8:00 PM (hora local) su colección de bolsos y de vestidos de noche.