Se enfrentan al examen más temido de la historia, la Selectividad, y lo hacen con nervios de acero, pocas horas de sueño en la mochila y los codos desgastados.

1.171 estudiantes, 687 de Valladolid, pusieron ayer a prueba los conocimientos que han adquirido durante la secundaria y el bachillerato. El primer obstáculo fue Lengua castellana y Literatura, examen que arrancó a las 9 horas.

En él, los alumnos tuvieron que elegir entre dos textos de El País, ambos de opinión, para realizar el comentario crítico y la estructura del texto tras escribir un breve resumen del editorial y la columna de opinión.

En el apartado de Lengua, los alumnos se enfrentaron al análisis de palabras como dolorosa, drama, paternalismo o subsahariano. Además, estaban obligados a definir otros términos, que también estaban presentes en el texto, como paliativos, desidia, trufado o alentadoras.

Por último, el tema a desarrollar en Literatura fue, a elegir, La poesía española de principios de siglo con los autores Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez; o El realismo:_la innovación narrativa en la segunda mitad del siglo XIX. Benito Pérez Galdós.

Carlos Martín. Se examina de Selectividad

Aprovecha el tiempo entre exámenes para repasar. El primero, el de Lengua, le ha ido bien. "Es el fácil, el malo es el de Matemáticas", reconoce. Quiere estudiar Ingeniería Técnica Electrónica y sólo necesita "lo mínimo, un 4".

Gonzalo Rodríguez. Se examina de Selectividad.

Aunque se ha pasado el verano estudiando, afirma que "siempre hay tiempo" para descansar y disfrutar de las vacaciones. "Lo peor han sido las ferias", afirma. Quiere estudiar Derecho. El peor examen es el de "matemáticas".