Masajes y Kama Sutra
Son masajes ideales para relajarse después de las tensiones de la agitada vida. (ARCHIVO). ARCHIVO

El Kama Sutra no se entretiene mucho con las caricias anteriores o posteriores a la penetración, pero sí dedica todo un capítulo a los masajes que las mujeres deben dar a los hombres para relajarlos después de las tensiones de su agitada vida de lujo y ocio. Rrecomienda que se hagan con aceites perfumados sobre telas de lino y seda, acompañados de baños olorosos, bebidas perfumadas, pájaros cantores, atardeceres magníficos... Para compensar un poco propongo que seas tú el que le des esta vez un masaje sensitivo a ella.

El primer toque puede ser brusco o sensible, largo o corto, intenso o fugaz, solo tú lo sabes pero la regla de oro es que no conviene ir deprisa, antes unos pequeños consejos técnicos, los movimientos básicos del masaje son:

Frotamientos

Desliza las palmas de las manos por la piel, echando el peso del cuerpo sobre ellas.

Masaje suave

Con las manos dobladas levemente friccionar la zona con un movimiento circular y regular.

Amasamiento

Toma entre tus manos paquetes musculares y amásalos suavemente con movimientos regulares.

Puntos de presión

Utiliza los dedos pulgares para presionar rítmicamente en algunos puntos: a lo largo de la columna vertebral, en los hombros, en las plantas de los pies y en las palmas de las manos.

Golpes Secos

Son golpes que se dan con el canto de la mano para disolver los "nudos" de tensión que suelen formarse sobre todo en los músculos que sujetan la cabeza.

Palmaditas y golpes con los puños

Las palmadas se dan como si se estuviera tocando un tambor, suavemente y con ritmo, golpea con las manos formando hueco y los dedos juntos. Los golpes con los puños se dan con el puño cerrado, se coloca el puño en el lugar elegido y se mueve rítmicamente como si se quisiera introducir en el músculo, este movimiento es muy bueno para relajar la musculatura de la espalda que sujeta la columna vertebral.

Con la punta de los dedos

Recorre suavemente la piel con las yemas de los dedos, rozando apenas, produce unas cosquillas muy excitantes.

Con las uñas

Arañar suavemente, es también un movimiento muy placentero sobretodo en la espalda, piernas y brazos. Los movimientos tienen que ser siempre regulares, rítmicos y simétricos, prolongándolos todo lo que creas necesario. Utiliza el aceite adecuado y sobretodo disfruta.

PELO, NUCA, CUELLO

Haz que tu compañera conserve las bragas y el sujetador puestos, túmbala boca abajo y empieza a acariciar su pelo, su nuca y su cuello. ¡No menosprecies la sensibilidad que tienen las orejas y el oído medio! Mordisquea su lóbulo, respira ligeramente en su oído y susurra palabras dulces, o incoherencias.

HOMBROS, BRAZOS, MANOS Y DEDOS

Desciende después a lo largo de la columna vertebral, rodea los hombros, entretente en cada brazo, el rincón de la articulación del codo es muy sensible a los ligeros arañazos y la muñeca a la presión, besa la palma de la mano y mordisquea las yemas.

AXILAS

Depiladas o sin depilar, las axilas son sugestivas y sensibles, su forma sugiere otros lugares escondidos y algunos las llaman la pequeña entrepierna. Cuidado con los desodorantes, saben fatal.

ESPALDA, PIERNAS, PIES

La espalda es la zona erógena más grande del cuerpo, acaríciala suavemente, desliza un dedo por las líneas que describen huesos y músculos, desciende hacia los muslos, a su cara interna que es una zona muy delicada, la corva y la pantorrilla ráscalas con suavidad. Los pies tiene un potencial erótico que ha sido descuidado en nuestra cultura, amásalos con fuerza al principio para que las cosquillas desaparezcan, luego sigue masajeándolos intentando mover los huesos del interior con un ritmo suave y sostenido, en este momento haz una pausa y pide a tu compañera que se de la vuelta, toma su pié por el talón y lame los dedos con firmeza.

VIENTRE, ESTÓMAGO

Pasa la mano suavemente por los costados y acaricia las nalgas sin detenerte, roza suavemente y como de pasada su pubis y pon las manos sobre su vientre, sube hacia el estómago en la dirección de los músculos abdominales, presiona ligeramente y rodea con las manos planas sus senos.

PECHO
Los senos son tan peculiares como sus dueñas, no solo difieren en forma y talla, también en sensibilidad. Hay mujeres para las que no significan nada y otras no permiten un acercamiento. Para saber lo que le gusta a tu pareja, fíjate bien como responde a tus estímulos, o pregúntale directamente, quizás entre los dos descubráis sus puntos sensibles y... los aún más sensibles.

NALGAS

Haz que tus manos vuelvan a bajar hacia las nalgas, y quítale con mimo las braguitas, aprieta, soba, da suaves palmadas, besa y... lo que pase después es cosa tuya.

PARTICIPA EN SEXO Y VERANO

Todos tenemos pequeñas perversiones inofensivas, ¿te atreves a contarnos la tuya?

Para opinar sobre este tema llama al 911 847 602 y marca la clave 122#

Para grabar marca 911 847 602 y clave 122#

¿Un SMS puede ser erótico?

 Nosotros creemos que sí. Estamos seguros de que con ingenio los 140 caracteres de un mensaje corto son suficientes para calentar el verano.

Participa enviando el tuyo al número 690 20 20 20. Publicaremos los mejores.

Artículos relacionados