El Banco Central Europeo (BCE) ha aprobado este miércoles la desaparición progresiva de los billetes de 500 euros como método para luchar contra la delincuencia, el narcotráfico o el terrorismo. El consejo del organismo, formado por su presidente, Mario Draghi, y los presidentes de todos los bancos centrales continentales -incluido el español-, acordó que los estados miembros no podrán imprimir más unidades del papel moneda de mayor valor de toda la Eurozona.

El uso de los billetes de 500 euros aún será legal durante un período por determinar. Además, podrán canjearse en cualquier banco central, según la información adelantada por The Wall Street Journal.

La discusión sobre su retirada no es nueva. El Ecofin (grupo de ministros de Economía de los países del Euro), la Comisión Europea (órgano ejecutivo y legislativo) y el BCE lo han planteado en diversas ocasiones para dificultar los movimientos ilícitos de capitales, la evasión fiscal, la corrupción, el fraude y la financiación de redes terroristas. La medida iría acompañada de otras como la limitación de los pagos en efectivo, lo que aumentaría la efectividad del control sobre los movimientos de capitales.

Poco utilizados

"Los billetes de 500 euros son vistos cada vez más como un instrumento de actividades ilegales, y es en ese contexto en el que estamos considerando acciones en ese frente", detalló Mario Draghi, responsable del BCE, el pasado 15 de febrero a la salida de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara.

El 56% de los ciudadanos europeos no ha visto nunca un billete de 500€"Si el BCE dejase fuera de curso legal estos billetes, sus propietarios ya no podrían utilizarlos para transacciones legales a no ser que fuesen a las oficinas institucionales correspondientes a cambiar los billetes de 500 euros, de forma que Hacienda podría perseguir el rastro y descubrir cualquier anomalía", recalcó este miércoles el economista Eduardo Garzón, que advirtió de que los delincuentes podrían aprovechar el período de gracia hasta la desaparición de los billetes para cambiarlos por otros.

Otro de los argumentos para acabar con los billetes de 500 euros es su escasa utilización por parte de los ciudadanos europeos (el 56% nunca ha visto uno, según los datos del BCE). Además, el uso de la banca digital en España ha crecido del 16% en 2007 a un 39% el año pasado, de acuerdo a los datos de Eurostat. El último informe del proveedor de tecnología de pagos Worldplay estima que el pago digital llegará a su madurez este año y superará a las transacciones con tarjeta de crédito en 2019.

¿Sabías qué..?

  • España forma junto con Austria e Italia el grupo de países de la zona euro donde los particulares efectúan pagos en efectivo con más frecuencia y por importe más elevado, de acuerdo a una encuesta del BCE.
  • No es posible saber el número de billetes de 500 euros en cada país, pero sí los que distribuye cada banco central. En el caso de España son 68 millones de billetes con un valor de 34.000 millones de euros.
  • En toda la zona euro existen 584 millones de billetes de 500 euros con un valor de 297.200 millones de euros (dato de marzo de 2016 facilitado por el BCE). Esto supone el 27,7% del total de dinero en billetes existente.
  • La Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado ha propuesto acabar también con los billetes de 200 euros, dando que, como ocurre con los de 500, pueden utilizarse como valor refugio.
  • El billete entró en las carteras de los europeos en 2002 y tiene 15 años de vida. Solo los billetes de 1.000 francos suizos (909 euros) y los de 10.000 dólares de Singapur (66.357 euros) tienen un valor mayor.
  • Su tamaño es mayor que ningún otro. Mide: 160 milímetros de ancho por 82 de alto. Entre las medidas de seguridad para evitar falsificaciones (poco habituales, ya que es poco utilizado en los circuitos monetarios domésticos) incluye el sello holográfico, la marca de agua y el hilo de fibra de algodón puro que lo atraviesa de arriba a abajo.
  • España fue el país que más billetes de 500 acumuló durante la burbuja inmobiliaria con el 26% del total y un valor de 209.680 millones, lejos de los 34.000 millones de valoración actuales.
  • Reino Unido dejó de aceptar billetes de 500 euros en sus oficinas de cambio en el año 2010 tras asegurar que el 90% de las operaciones con esta moneda estaban vinculadas a operaciones ilícitas.
  • Su aparición es habitual en grandes operaciones de corrupción. La Guardia Civil encontró un maletín lleno de billetes de este tipo en casa de Francisco Granados, en prisión por la Operación Púnica. Arcadio Mateo, exdirector general de la empresa pública Aquamed e investigado por aceptar sobornos, ocultaba 120.000 euros en billetes de 500 en su casa. El grupo municipal del PP en Valencia habría devuelto los donativos de 1.000 euros efectuados, presuntamente, para lavar dinero negro, en billetes de 500.