Según informa la Subdelegación del Gobierno, las investigaciones comenzaron el pasado mes de enero, a raíz de un robo con fuerza en Retortillo, al sur de la provincia de Soria. Poco después, en la cercana Pedro se cometieron seis delitos de similares características.

Las citadas investigaciones demostraron que estos hechos estaban relacionados con otros similares cometidos en varias localidades de otras localidades españolas como Driebes (Guadalajara); Grado del Pico (Segovia); Belvis de Monroy, Romangordo y El Gordo, estas tres de la provincia de Cáceres; Fuentidueña de Tajo (Madrid), Espinosa de los Caballeros (Ávila) y Ataquines (Valladolid). Todos estos robos habían sido perpetrados entre los meses de enero y abril.

Una vez reunidas las pruebas irrefutables de la comisión de los hechos delictivos, el 28 de abril se procedió a la explotación de la operación en las localidades de Ataquines (Valladolid), Espinosa de los Caballeros (Ávila), Aranjuez (Madrid) y Ontígola (Toledo). En esta última se llevó a cabo una de las detenciones y se practicó un registro en el que fueron halladas numerosas joyas pertenecientes a los robos. La otra detención se produjo en Aranjuez (Madrid).

Con la explotación de esta operación se ha conseguido el desarticulación de un grupo criminal organizado dedicado al robo con fuerza en interior de viviendas, iglesias y vehículos. Por el momento, se han esclarecido 17 hechos delictivos.

Consulta aquí más noticias de Soria.