En concreto, la Sala le ha condenado a tres años, nueves meses y un día por un delito de homicidio en grado de tentativa contra M.A.S.C. -su expareja- y de dos años y seis meses por el mismo delito contra F.J.D.M. -el novio actual-.

Así, se ha considerado probado que el J.M.M fijó su residencia en la península tras divorciarse en 2014 de M.A.S.C. Sin embargo, al tener conocimiento de que su ex había iniciado una nueva relación sentimental decidió regresar a Gran Canaria para recabar información sobre las costumbres de la mujer.

En este sentido, sobre las 19.00 horas del 17 de julio de 2015, el hombre entró en el bungalow del municipio de San Bartolomé de Tirajana donde se encontraba la pareja portando cuerdas y un cuchillo de grandes dimensiones.

La sentencia recoge que con el ánimo de acabar con la vida de ambos, y al encontrarles en el dormitorio, esgrimió y dirigió el cuchillo hacia la mujer, al tiempo que la insultaba, viéndose reducido y desarmado por la pareja.

Como consecuencia de la reducción F.J.D.M. sufrió herida incisa interdigital entre 1º y 2º dedo de la mano izquierda, que precisó para su sanidad de una primera asistencia facultativa consistente en tres puntos de sutura, con 7 días de incapacidad de tipo impeditivo y 7 días de incapacidad no impeditiva, sin secuelas.

Mientras, la mujer sufrió ansiedad y dolor en brazo derecho, precisando para su sanidad de una primera asistencia facultativa, 5 días de incapacidad de tipo no impeditivo, sin secuelas.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.