En esa primera denuncia, la mujer sostuvo que el masajista había abusado de ella en un centro terapéutico en Nigrán, y le había prescrito diversos productos para tratarse de sus problemas musculares. La Guardia Civil comprobó que esas prescripciones las hacía con un número de colegiado ficticio, por lo que también se le investiga por intrusismo profesional.

A raíz de la publicación de este arresto, varias personas contactaron con el Puesto de la Guardia Civil de Baiona para denunciar episodios similares. Así, se investigan otros dos nuevos casos, relatados por una madre y su hija de 17 años de edad, quienes denunciaron haber sido víctimas de abusos por parte de J.V.F., en un centro de homeopatía que éste regentaba en Vigo, antes de trasladarse a Nigrán.

Asimismo, una vecina de Baiona denunció hechos similares, que habrían ocurrido en una consulta en un hotel del Sur de la provincia, en el que trabajó el investigado. Y, finalmente, la Guardia Civil ha comprobado que también una vecina de Nigrán denunció el pasado año a este hombre en el Puesto de Tres Cantos (Madrid).

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.