Prince
Prince, en una imagen de archivo. ARCHIVO

Desde su muerte el pasado 21 de abril, Prince es noticia casi todos los días. Mientras la familia se pone de acuerdo con el reparto de los 250 millones de dólares de patrimonio a través de la intervención de un administrador, este miércoles se ha sabido que el cantante tenía previsto tratar su adicción a los opiáceos con el doctor Dr. Howard Kornfeld.

Esta eminencia en el tratamiento de las drogodependencias aseguró a Star Tribune iba a reunirse con la estrella musical el 22 de abril, un día después de su fallecimiento.

Según el abogado del médico, William Mauzy, al no poder reunirse el día 21 con el músico, envió a su hijo para que realizara una evaluación de su estado de salud y un plan de tratamiento.

Este, Andrew, se encontraba en la residencia de Painsley Park cuando se encontró el cuerpo sin vida de The Artist y que fue el que hizo la llamada al 911 alertando a los servicios de urgencia.

En las últimas horas se ha conocido también que en los últimos años se realizaron 40 llamadas de emergencia desde la mansión del instrumentalista.

La web TMZ habría tenido acceso a documentación que avala una llamada el 20 de junio de 2011 para alertar sobre el consumo de cocaína por parte del compositor, realizada por una mujer que aseguraba que el cantante le había confesado su enganche un año antes en Alemania.