Los trabajos comenzarán en cuanto la Consejería de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha otorgue la correspondiente autorización al preceptivo Plan de Trabajo de retirada de estos residuos, que ya ha presentado el Organismo de cuenca con fecha de este martes, 3 de mayo.

En dicho Plan de Trabajo se ha cuantificado un total de 40 toneladas y un volumen de 70 metros cúbicos, habiéndose seleccionado para ello transportista especializado y previsto gestor autorizado para su almacenamiento y eliminación, ha informado la Confederación Hidrográfica en nota de prensa.

La Confederación ha tomado esta decisión de intervenir "ante el afloramiento por la erosión de restos semienterrados en las fincas colindantes que han dado lugar a la ocupación del dominio público hidráulico", y también por "la alarma social creada entre los vecinos de las zonas próximas al enterramiento principal de los restos de materiales de la antigua fábrica de Ibertubo en la zona del Polígono".

COSTES A LOS PROPIETARIOS

Los costes de la actuación de reposición del cauce serán repercutidos a los propietarios de las fincas causantes de la ocupación, "en el contexto del proceso sancionador en curso que, como se ha apuntado, se abrió tras las investigaciones iniciadas en enero".

Una vez finalicen completamente los trabajos de retirada de residuos del cauce, Confederación volverá a realizar análisis de agua y sedimentos para descartar cualquier contaminación por fibras de amianto, enviando las muestras a un laboratorio especializado de Estados Unidos, como se hizo en los análisis realizados en marzo, que ya dieron resultado negativo.

Tal como ha venido haciendo hasta ahora, y "puesto que es un afectado más", este Organismo se mantendrá "vigilante para evitar nuevas afecciones al dominio público hidráulico, teniendo en cuenta que el grueso de los depósitos se encuentra en fincas colindantes con el cauce y en otras zonas del Polígono, la mayoría semienterrados, que podrían ir aflorando y afectando al dominio público hidráulico".

Con estos trabajos de retirada de residuos de fibrocemento del cauce del arroyo Ramabujas, el Organismo de cuenca "cumple con su responsabilidad dentro de sus competencias en todo lo relacionado con los depósitos de los restos de material de la antigua fábrica de Ibertubo".

El Organismo de cuenca señala que "seguirá manteniendo su espíritu de colaboración con las administraciones responsables para solucionar el problema de los restos de fibrocemento procedentes de la antigua fábrica de Ibertubo, cada una dentro de sus competencias, como ya ha hecho la Administración General del Estado".

Consulta aquí más noticias de Toledo.