El presidente en funciones, Mariano Rajoy, ha evaluado positivamente este miércoles el último dato del paro, que ha bajado en el mes de abril, destacando que "siempre que aumenta el empleo es una buena noticia" y ha considerado que España está caminando "en la buena dirección, pero queda mucho por hacer", para asegurar después que la próxima legislatura se llegará a "20 millones de trabajadores" (actualmente hay 17 millones) porque "lo necesitamos por ellos y para mantener servicios fundamentales", ha dicho en declaraciones a la Cadena Ser.

Rajoy ha defendido que España crece a un mayor ritmo que otros países de la UE, ha vuelto a defender que cumplirá con el objetivo del déficit marcado por la Unión Europea y ha respondido que no volverá a subir los impuestos, como hizo al principio de la anterior legislatura.

Mientras me encuentre bien y fresco seguiré Ya en clave electoral, Rajoy ha insistido en la defensa de su propuesta de una "gran coalición" con el PSOE como la más acertada. "Eso no fue posible. Vamos a ver qué pasa", ha dicho en referencia a la cita del 26-J, después de la cual ha asegurado que no se va a coaligar con grupos como Esquerra, "pero sí con partidos moderados".

Respecto al debate sobre su liderazgo cuestionado fuera y dentro del partido, Rajoy ha indicado: "No creo que sea bueno para el partido ni para el país que yo me vaya porque lo quieran Rivera u otros", para añadir que "imprescindible no hay nadie, pero yo fui el candidato porque quiso mi partido y mientras me encuentre bien y fresco seguiré".

Mariano Rajoy, que aspira por quinta vez a la presidencia del Gobierno, ha asegurado que su partido no ha decidido todavía si participará él en un debate a cuatro bandas con PSOE, Ciudadanos y Podemos. Algunos medios informaban este miércoles que el PP habría tomado la decisión de que fuera Rajoy y no Soraya Sáenz de Santamaría quien afrontara un debate con todas las formaciones principales que concurren a las elecciones. Rajoy ha insistido en que tal decisión aún no ha sido tomada. Sobre un posible cara a cara con Pedro Sánchez, Rajoy ha reconocido no sentirse cómodo en estos formatos.

Preguntado sobre si su exministro Miguel Ángel Arias Cañete debería dimitir como comisario de la UE después de que se conociera que su mujer, Micaela Domecq, se acogió a la amnistía fiscal, Rajoy ha evitado posicionarse, alegando su desconocimiento de "los datos de los contribuyentes" y su relación con Hacienda, tal y como vienen haciendo todos los políticos del PP desde que El Confidencial publicó la información.

En relación a la reciente dimisión del ministro de Industria, José Manuel Soria, también por los 'papeles de Panamá', ha asegurado no saber "lo que hizo el señor Soria a principios de los 90 y en la empresa de su padre, pero yo le creo. Y le agradezco sus servicios", ha añadido. Rajoy ha destacado que, de todos los implicados en los 'papeles de Panamá', al final Soria fue el único que ha dimitido. "Fue valiente, fue coherente y debemos respetarlo", ha declarado.

No conseguimos que vengan los refugiados a España Respecto al goteo de casos de corrupción que afectan al Partido Popular, Rajoy ha reconocido sentirse preocupado. Máxime teniendo tan cerca una nueva campaña electoral. Sin embargo, ha defendido que seguirá "dando las batallas que pueda para que esto no se vuelva a repetir nunca". Sobre si sabía él personalmente que Bárcenas pagaba en B las obras de la sede de Génova, Rajoy ha insistido de nuevo en que él "no lo sabía", tal y como ha venido defendiendo en los últimos meses, y como ha recordado que ya contestó en una entrevista en la misma radio.

La conversación ha seguido hacia la crisis de los refugiados. A este respecto Rajoy ha asegurado: "No conseguimos que vengan los refugiados a España. Ni nosotros ni otros países de la UE". España solamente ha dado cobertura a 18 refugiados. "Intervienen muchos agentes en el proceso. Fuimos a Italia a un proyecto piloto para traer a 50 refugiados, pero solo trajimos a 18 porque ellos no quisieron. Hemos vuelto a reiterar el 1 de marzo que España está dispuesta a recibir a personas, 150 de Grecia y 285 de Turquía. Pero no ha sido posible, créame que no es tan cómodo ni tan facil de hacer".

Rajoy, para finalizar y a modo de despedida de la entrevista en la Cadena Ser, ha augurado una final española de Champions en Milán, como la de Lisboa hace dos años.