Un periodista francés pasa seis meses infiltrado en una célula yihadista lista para atentar

  • El periodista asegura que los jóvenes extremistas no se hacen terroristas por el Islam, sino que andan perdidos y frustrados.
  • El objetivo de infiltrarse fue "comprender qué pasa dentro de sus cabezas".
Terroristas de Estado Islámico, en una imagen tomada en Irak.
Terroristas de Estado Islámico, en una imagen tomada en Irak.
WIKIPEDIA

Un periodista francés ha permanecido seis meses infiltrado en una célula extremista, filmando con una cámara oculta mientras planeaban un ataque en el nombre de Estado Islámico. El periodista, un musulmán cuyo seudónimo es Said Ramzi, ha realizado con su experiencia un documental titulado "Soldados de Alá", que da una idea de lo que piensan los jóvenes extremistas, y que se mostrará en la televisión francesa este lunes, informan medios internacionales.

Ramzi se describe como un musulmán "de la misma generación que los asesinos" que llevaron a cabo los ataques terroristas de París, que dejaron 130 muertos. Y explica que su intención ha sido "comprender lo que pasa dentro de sus cabezas", según ha explicado a la agencia de noticias AFP.

"Una de los hallazgos es que no hay nada del Islam en este asunto. Ni voluntad de mejorar el mundo. Sólo son jóvenes que andan perdidos, frustrados, suicidas, fácilmente manipulables", asegura el periodista. "Ellos tuvieron la mala suerte de haber nacido en la época de Estado Islámico. Es muy triste. Son jóvenes que están buscando algo y eso es lo que encontraron."

Para hacer contacto con el grupo, Ramzi interatuó con predicadores de la 'yihad' en Facebook. Entonces, me pusieron en contacto con el "emir" del grupo. Eso le llevó a Chateauroux, una ciudad en el centro-oeste de Francia. El "emir" es un joven ciudadano franco-turco llamado Oussama, y en su primera reunión trató de convencer al periodista de que el paraíso le esperaba si llevaba a cabo una misión suicida.

"Hacia el paraíso, ese es el camino", le aseguró con una sonrisa escalofriante en su rostro. "Ven, hermano, vamos a ir al paraíso, nuestras mujeres nos están esperando allí, con los ángeles como sirvientes. Vas a tener un palacio, un caballo con alas de oro y rubíes".

El "emir" fue capturado por la policía gala en un viaje de regreso de Siria, y fue puesto en libertad vigilada. Mientras tenía que presentarse a diario en una comisaría, mandaba al grupo mensajes cifrados por Telegram para organizar reuniones en las que planeaba lanzar un ataque a una "base militar".

Los hechos se precipitan cuando un hombre llamado Abu Suleiman regresa de Siria y queda con el periodista en una estación de tren. Una vez allí Suleiman no aparecerá, sí lo hace una mujer con un velo niqab que le da a Ramzi una carta. El mensaje traza un plan de ataque: dirigirse a un club nocturno, disparar "hasta la muerte", esperar a que las fuerzas de seguridad lleguen y detonar un chaleco de explosivos. Sin embargo, la Policía estrecha el cerco alrededor del grupo y varios miembros de la célula fueron detenidos. Ahí terminó su infiltración.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento