Documentos filtrados del TTIP revelan el intento de EE UU por cambiar las leyes de la UE

  • Greenpeace Holanda ha publicado documentos para hacer transparente este tratado de libre comercio que se negocia en secreto entre EE UU y la UE.
  • La organización señala que la filtración confirma "importantes riesgos para el clima, el medioambiente y la protección del consumidor".
  • Según Greenpeace, protecciones medioambientales de larga tradición en la UE parecen haber desaparecido en las negociaciones.
  • Los documentos también muestran la influencia que tienen las empresas y los lobbies para "participar en la toma de decisiones" del texto.
  • Puedes acceder aquí a los documentos originales que ha subido Greenpeace.
Detalle de una pegatina donde puede leerse 'Stop TTIP' durante una manifestación contra este polémico tratado comercial entre EE UU y la UE.
Detalle de una pegatina donde puede leerse 'Stop TTIP' durante una manifestación contra este polémico tratado comercial entre EE UU y la UE.
EFE
Greenpeace Países Bajos ha publicado este lunes una serie de textos de las negociaciones que la Unión Europea mantiene con Estados Unidos para la firma de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión con los que la ONG pretende "generar un debate informado de un tratado que amenaza con tener implicaciones de largo alcance para el medio ambiente y las vidas de casi 1.000 millones de ciudadanos".

Una filtración de 248 páginas de documentos sobre las negociaciones entre la UE y EE UU sobre un Acuerdo de libre comercio y de inversiones (TTIP) revela por primera vez la intención de Washington de forzar cambios legislativos en la Unión Europea, según ha adelantado Greenpeace.

Greenpeace Holanda obtuvo los documentos confidenciales, y los ha publicado este lunes, a fin de proporcionar "una muy necesaria transparencia" sobre las negociaciones e "incentivar un debate informado" sobre el tratado, indicó en un comunicado.

La organización ecologista señala que los documentos confirman "importantes riesgos para el clima, el medioambiente y la protección del consumidor".

Así, protecciones medioambientales de larga tradición en la UE parecen haber desaparecido en las negociaciones, según Greenpeace. En "ninguno de los capítulos (...) se hace referencia a la regla de excepción general incluida en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que permite a los países regular el comercio "para proteger la vida o la salud de seres humanos, animales y plantas" o "para la conservación de los recursos naturales", indicó Greenpeace.

Para la organización, la omisión de esta regla "sugiere que ambas partes crean un régimen que pone el beneficio por delante de la vida y la salud de los humanos, animales y plantas".

En cuanto al clima, Greenpeace también aseguró que la protección del medioambiente será más difícil con el TTIP, dado que "no se puede encontrar nada apuntando a la protección del clima" en los documentos, ni tampoco una referencia al acuerdo COP21 de París. "Es incluso peor, el alcance de las medidas de mitigación está limitado a provisiones de los capítulos Cooperación Regulatoria y Acceso de Mercado para Bienes Industriales", señaló la organización. Esta propuesta dejaría fuera la posibilidad de regular la importación de combustibles intensivos en CO2 como el petróleo de arenas bituminosas, señaló Greenpeace.

También indicó que el principio de precaución de la UE, mencionado en el Tratado de Funcionamiento de la Unión "no está recogido" en ninguno de los capítulos filtrados. Este principio pretende garantizar un elevado nivel de protección del medioambiente mediante tomas de decisiones preventivas en caso de riesgo, aunque en la práctica su ámbito es más amplio y se extiende a la política de los consumidores, a la legislación europea relativa a los alimentos, a la salud humana, animal y vegetal.

Por contra, afirmó Greenpeace, la exigencia de EE UU de un "enfoque basado en el riesgo", que pretende gestionar sustancias peligrosas en lugar de evitarlas, aparece en varias ocasiones. La organización señala que este enfoque "socava la capacidad de los reguladores de tomar medidas preventivas, por ejemplo con respecto a sustancias controvertidas como disruptores endocrinos".

Influencia de grupos de presión en el documento

Otro elemento que destaca Greenpeace es que las empresas y grupos de presión reciben en el texto "oportunidades para participar en la toma de decisiones para intervenir en las fases más tempranas" del proceso decisorio.

Los documentos indican que la UE no ha sido franca con respecto al elevado grado de influencia de la industria, dado que un reciente informe público solo contiene una mención menor a la consulta a la industria, mientras que los textos filtrados "hablan repetidamente sobre la necesidad de consultar con la industria y mencionan explícitamente cómo se ha recogido la opinión de la misma".

EE UU, señala Greenpeace, mostró interés, pero se apresuró en apuntar que tendría que consultar con su industria con respecto a algunos productos", como la agricultura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento