Quien lo rompe, lo repara. Ése es el espíritu con el que se lucha contra el vandalismo juvenil que tenía destrozado el parque Miraflores. Graffitis, fuentes, puertas y plantas estropeadas... Tras los incidentes de los últimos meses, se ha puesto en marcha un programa por el que los jóvenes que son denunciados por causar daños al parque cumplen castigo ayudando a repararlos.

«Apoyados por educadores, se les inculca la importancia del parque», explica a 20 minutos Enrique Lobato, director del parque de Miraflores.

En esta iniciativa participa la asociación Alternativa Joven en colaboración con la Fiscalía de Menores de Sevilla, que impone a los chavales denunciados horas de prestación de servicio a la comunidad que se desarrollan en el propio parque y sobre los elementos que ellos mismos estropearon. 

Entre 18 y 24 horas

Ocho menores, entre 14 y 16 años, ya han realizado estas labores sociales. Son jornadas de  18 a 24 horas de trabajo distribuidas en varias semanas. «La experiencia está resultando muy positiva», afirma Lobato, que asegura que el vandalismo ha descendido. «Se lo piensan dos veces después de haber tenido que arreglarlo».

El último joven que ha pasado por el parque terminó el viernes y trabajó en la zona de viveros para los huertos escolares. «Ha cumplido al 100%», expresa Chico, el empleado del parque que hizo de tutor del joven mientras trabajaba.

Arreglos para primavera

Desde el 31 de diciembre el parque cuenta con vigilancia las 24 horas para evitar en lo posible actos vandálicos. Además, en primavera estará listo un proyecto que cambiará Miraflores. Vía Pública instalará puertas de acceso nuevas para sustituir a las actuales, cambiará las papeleras, repondrá los juegos infantiles, renovará las fuentes y habilitará un nuevo aseo público.