Bombardeo en Siria
Edificios destruidos por las bombas en la ciudad siria de Alepo. EFE

Al menos 52 personas fallecieron en la noche del miércoles, entre ellas un pediatra, por un bombardeo aéreo en Alepo, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Dicho ataque alcanzó el hospital de Al Quds, apoyado por Médicos sin Fronteras y el Comité Internacional de la Cruz Roja. El centro médico quedó destrozado causando la muerte de 17 personas.

Entre los muertos hay también tres menores de edad, otros dos médicos y dos guardias del centro sanitario, que, como consecuencia del ataque, resultó completamente destruido y ha quedado fuera de servicio. El pediatra era el único especialista de este tipo que quedaba en zonas fuera del control del régimen en Alepo. La ONG destacó que hay un número indeterminado de desaparecidos bajo los escombros del edificio, que está localizado en el barrio de Al Sukari.

La pasada madrugada, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, señaló que un ataque aéreo contra un hospital en el este de Alepo "probablemente ha terminado con la vida del último pediatra" en esa zona. El mediador de la ONU hizo referencia a ese caso para pedir a Rusia y Estados Unidos que unan sus esfuerzos para dar nuevo vigor a la tregua en Siria y salvarla "del colapso total".

"Hago un llamamiento a Rusia y Estados Unidos para que tomen una iniciativa urgente para relanzar la tregua, que por el momento está en peligro", dijo Mistura en rueda de prensa tras informar por teleconferencia al Consejo de Seguridad de la ONU sobre el resultado de la tercera ronda de negociaciones de paz concluida el miércoles.

La violencia ha aumentado en las últimas semanas en Alepo, pese a que está en vigor en Siria un alto el fuego entre el Gobierno de Damasco y la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), principal alianza opositora.

Al menos 129 civiles han fallecido, de los que 23 eran menores, desde el pasado 22 de abril por el incremento de las hostilidades entre las partes contendientes en esta urbe, dividida en distritos en poder de las autoridades y otros en manos de los insurgentes, de acuerdo a los datos del Observatorio.