Papa con capa
Benedicto XVI es asistido por su secretario, Georg Gaenswein (i), que le ayuda a arreglar su capa. EFE

El Papa Benedicto XVI pidió el domingo a los católicos mantener un día sabático para la reflexión sobre su fe y el destino del planeta, y les recomendó no rendirse ante "el desenfreno del mundo moderno".

El Papa afirmó que las sociedades de Occidente han transformado los domingos en días en que las actividades de ocio han eclipsado el significado de la jornada, que debería estar dedicada a Dios.

El Sumo Pontífice hizo este llamamiento en el último día de su viaje a Austria, durante una misa en la majestuosa catedral de St. Stephen en Viena.

Entreguen alma a su domingo, entreguen al domingo su alma"

Disminuye el número de fieles

"Entreguen alma a su domingo, entreguen al domingo su alma", sostuvo, tras citar la fase acuñada por un obispo alemán en el siglo XX.

En Austria, como en muchos otros países europeos, ha disminuido el número fieles que asisten a la iglesia los domingos, una de las señales de lo que el Papa considera como un rápido deterioro del sentimiento religioso que le gustaría revertir.

Tras describir al domingo como "la fiesta semanal de la creación", el líder católico también dijo que la jornada debería ser un recordatorio sobre los peligros para el planeta.

El domingo pasado en una zona central de Italia el Pontífice encabezó el primer mitin juvenil de la Iglesia Católica a favor del medio ambiente , y dijo ante medio millón de personas que los líderes del mundo deben tomar decisiones valientes para salvar al planeta "antes de que sea demasiado tarde".