Benedicto XVI en Austria
El Papa gesticula durante la ceremonia que congrego a más de 30.000 fieles. EFE / Robert Jaeger

El papa Benedicto XVI aseguró hoy que Occidente, y Europa en especial, está en crisis porque es incapaz de la verdad, que en el fondo le impide saber distinguir entre el bien y el mal, y se ha resignado.

El Pontífice agregó que si para un hombre no existe una verdad no puede distinguir entre el bien y el mal y entonces los grandes descubrimientos de la ciencia se convierten en ambiguos, "ya que pueden abrir perspectivas importantes para el bien del hombre o pueden ser una terrible amenaza o la destrucción del hombre y del mundo".

El hombre no sabe distinguir entre el bien y el mal y se ha resignado

Resignación

El Obispo de Roma hizo estas manifestaciones en la homilía que pronunció ante unas 30.000 personas que asisten en el santuario de Mariazell, a unos 150 kilómetros al sureste de Viena, a la misa solemne que oficia con motivo de los 850 años de la fundación de este templo centro del catolicismo centroeuropeo.

El Papa Ratzinger aseguró que la fe cristiana se opone decididamente a la resignación que considera al hombre incapaz, "como si esta fuese demasiado grande para él".