El exsecretario general del Partido Popular en la Comunitat Valenciana Ricardo Costa, que fuera mano derecha del expresidente del PP en esa región Francisco Camps, niega cualquier responsabilidad en los delitos que se le imputan dentro de la rama valenciana del Caso Gürtel, y señala directamente a la dirección nacional del partido.

Costa está imputado por delito electoral y falsedad documental. La Fiscalía Anticorrupción pide para él siete años y nueve meses de cárcel por falsedad en documento y por financiar con "al menos" 3.461.984,16 euros en negro tres campañas electorales en 2007 y 2008 junto a otros dirigentes del PP nombrados por Camps. Pero Costa, en su escrito de defensa en el juicio de esta pieza de Gürtel, al que ha tenido acceso la Cadena Ser, insiste en que las cuentas dependían y eran gestionadas por la direccion nacional de Génova, y pide que declaren el presidente del PP, Mariano Rajoy, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y el entonces tesorero del PP, Luis Bárcenas.

La  financiación era competencia del PP nacional Anticorrupción sostiene que la cúpula en el PP y la Generalitat nombrada por Camps "encargó" a la marca valenciana de la Gürtel, Orange Market, los actos electorales del PP, que se pagaron con 3, 4 millones en negro. Parte de este dinero los habrían pagado empresarios que contrataban con la Generalitat, pagos que algunos de estos empresarios valencianos ya han confesado dentro del mismo caso.

En su escrito de defensa, Costa sostiene que en los tres comicios bajo sospecha en Valencia (las municipales y las autonómicas de 2007 y las elecciones generales de 2008) carecía de "responsabilidad en la gestión económica y administrativa de las mismas". Según señala, la financiación era "competencia del PP nacional", que incluso nombraba al responsable de las cuentas, el gerente regional valenciano, quien solo dependía "del secretario general nacional".

En las elecciones de 2007 ese cargo fue ocupado por Ángel Acebes, y en las de 2008 lo ostentaba la secretaria general nacional del PP, María Dolores de Cospedal. Costa defiende que el PP tenía "una estructura única en todo el Estado". Es la misma tesis que defiende un informe de la ONIF de la Agencia Tributaria que forma parte del sumario del caso Gürtel, según el cual las distintas federaciones territoriales del PP no eran independientes y alguien por encima decidía compensar los agujeros de cada caja regional con los remanentes del resto.

Dentro del 'caso Gürtel', Costa resultó absuelto junto a Camps en el conocido 'caso de los trajes'.