Carlos Lozano
Carlos Lozano en la gala final de 'Gran Hermano VIP'. EP

La noche del viernes fue de todo menos tranquila para Carlos Lozano. El finalista de la última edición de Gran Hermano VIP se sentaba en el plató de Sálvame Deluxe para enfrentarse a todos esos colaboradores que tanto le habían criticado en estos meses de convivencia.

Pero lo que parecía que iba a ser una guerra de todos contra Lozano se tradujo en una defensa al presentador tras la llamada en directo de Mónica Hoyos. Las especulaciones de los colaboradores del Deluxe acerca de la posibilidad de que Mónica siguiese enamorada de su ex provocaron su llamada a Telecinco, sobre todo porque sentía que Carlos no había dejado claro que ella no estaba enamorada de él, algo que quedó bastante claro minutos después porque lo que se sucedió durante esa llamada no es de ninguna manera amor.

"He hablado con Mónica y está viendo la entrevista. Me ha dicho varias cosas: ¿Cómo tiene la poca vergüenza de dejar en el aire que estoy enamorada de él? y ¿cómo puede decir que soy pesada cuando no tiene narices a decir que son constantes las llamadas de él hacia mi persona, mi casa, mi móvil...?", explicaba Kiko Hernández a lo que Lozano respondía: "Las peleas que yo tengo con Mónica son por mi hija. Yo la llamó sólo por mi hija, para hablar con Luna. Cuando ella se enfada, dificulta la comunicación con mi hija".

"Jamás he utilizado a mi hija en su contra"

Unas palabras que continuaron cuando el presentador explicó: "Yo la llamé cuando quería hablar con mi hija para darle las gracias. Lo primer que le dije fue "gracias Mónica" y ya no pude hablar nada más porque empezó a decirme cosas de Miriam". "Parece que no quiere que seas feliz", le decía Jorge Javier Vázquez a lo que él respondía con un "puede ser".

Lozano aseguró que cuando discutían le daba una versión a su hija: "Lo que es cierto es que si tú y yo discutimos, luego no puedo hablar con mi hija, cortas el teléfono" Tras unos minutos de entrevista, Mónica Hoyos decidió entrar en el programa para hablar con Carlos Lozano. "Hay una cosa nada más. Carlos está delante y si me pasáis con Carlos lo arreglamos. Esto es por el tema de mi hija, puede decir lo que quiera, porque esto es un show, pero lo de mi hija no. Mi hija no está viendo el programa y Carlos sabe perfectamente que jamás he utilizado a mi hija en su contra, así que no voy a permitir que se diga eso, y si él no lo dice, pues entro yo por teléfono. Lo demás lo podéis dejar en el aire, pero lo de mi hija no", aseguraba Hoyos.

Una afirmación que Lozano no dejó pasar por alto y aseguró que cuando discutían le daba una versión a su hija: "Lo que es cierto es que si tú y yo discutimos, luego no puedo hablar con mi hija, cortas el teléfono".

"Esto es un show"

Una disputa que parece haberse hecho más cruda ahora que en la vida de Lozano está Miriam Saavedra. Ante la pregunta de si iba a facilitar el buen entendimiento entre la pareja de Carlos y su hija, Mónica no contestó de una forma clara, a pesar de la insistencia de todos los colaboradores: "Yo no tengo que facilitar nada, preguntarle a Carlos que está ahí sentado".

"Yo no me quedo callado, lo que les he dicho a todos es que estos temas los hablo contigo en casa. Si me dicen si veo a mi hija, yo tengo que decir la verdad, no puedo mentir y decir que la he visto. Lo que pasó cuando salí de Gran Hermano VIP es que quise hablar con mi hija, pero como discutimos y ya no pude".

"¿Cómo? Mira Carlos, gracias. Si llego a saber esto, hubiera preferido no haber salido a defenderte", afirmaba Mónica muy enfadada mientras su ex le respondía: "Esto es lo que me haces siempre. Me dices buenas noches, me cortas y ya no sé más de la niña. No cortes". Una petición que no fue atendida por Mónica: "Esto es un show, es utilizar al público. Gracias, Carlos".

"Haces un flaco favor a las madres"

Una tremenda discusión telefónica que acabó de la peor de las maneras y que María Patiño resumió de esta manera: "Carlos no te arrastres, no ves que es lo que ella quiere. Lo que estás haciendo es horroroso. Haces un flaco favor a las mujeres y a las que somos madres, Mónica".

"Hay que avanzar, solucionar con los adultos y dejar a los niños en paz", apuntó la periodista. Una situación que el presentador lleva arrastrando diez años y que nos lleva a preguntarnos si su verdadero problema o Vietman como el llamaba al reality estaba dentro de las paredes de Guadalix o fuera.

Belén Esteban, a favor de Lozano

¡Qué suerte tienen algunas madres que los padres quieran ver a sus hijas, como ocurre con este señor! A pesar de estar todo el concurso en su contra, Belén Esteban dejó a un lado las rencillas pasadas con Carlos Lozano y le defendió a ultranza durante la llamada telefónica de Mónica Hoyos y posterior bronca.

La situación indignó mucho a colaboradora, ya que ella se vio reflejada de cierta manera en ellos por su relación con el padre de su hija. En este caso, lo que verdaderamente indignaba a la de Paracuellos y le hacía ponerse de su parte era la supuesta utilización de su hija a la que se refería Lozano.

Tras las declaraciones del presentador en las que afirmaba que Mónica Hoyos colgaba las llamadas cuando discutían prohibiéndole hablar con su hija, la tertuliana clamó: "¡Qué suerte tienen algunas madres de que los padres quieran ver a sus hijas, como ocurre con este señor!".