La Acadèmia Valenciana de la Llengua ha presentado este viernes la 'Gramàtica Valenciana Bàsica' (GVB), una obra recoge que las formas "genuinas" de la lengua hablada y de más prestigio literario y recupera los "usos puramente valencianos de gran extensión y tradición histórica", con una finalidad divulgadora para facilitar a usuarios no especializados el acceso y la comprensión de la lengua.

Así lo ha manifestado el presidente de la AVL, Ramón Ferrer, durante la presentación del volumen en la Biblioteca Valenciana de San Miguel de los Reyes, en un acto en el que también han intervenido los académicos Rafael Alemany y Manuel Pérez, y ante un nutrido público que ha contado, entre sus asistentes, con el director general de Política Lingüística y Gestión del Multilingüismo, Rubén Trenzano.

Ferrer ha señalado que "formamos parte de un sistema lingüístico con una lengua compartida pero somos valencianos y esta condición nos obliga a ser fieles a nuestra identidad" y a "priorizar la recuperación de las soluciones valencianas genuinas, vivas, bien documentadas en los clásicos y avaladas por la etimología y por la tradición literaria y gramatical".

En este sentido, la GVB pretende orientar la usuario o aprendiz de la lengua sobre las formas más recomendables en los registros formales y en la lengua estándar, "priorizando las formas genuinas de la lengua hablada y de más prestigio literario, partiendo de las preferencias de valenciano general". Además, se ha hecho un "esfuerzo por recuperar las formas o usos sintácticos puramente valencianos de gran extensión y tradición histórica", ha recalcado.

En definitiva, esta obra aspira a ser un "recurso útil" para todos aquellos que tienen la voluntad de hacer un uso habitual y correcto del valenciano", ha apuntado.

El próximo mes de junio tanto Rafael Alemany como Manuel Pérez dejarán de formar parte de la AVL, pero "como dice la canción: 'la vida pasa pero las obras quedan' y en ese camino habéis dejado vuestra huella imborrable", les ha asegurado.

Ferrer ha aprovechado así el acto para dedicarles unas palabras: "con personas como vosotros, por vuestra sabiduría, por vuestra dedicación y por vuestra generosidad, es un orgullo ser presidente de la Acadèmia y es un orgullo ser valenciano".

Previamente a la Gramática Valenciana Bàsica, la AVL publicó en 2006 la Gramàtica Normativa Valenciana. Ese mismo año, Rafael Alemany planteó la "conveniencia de hacer una versión más breve y didáctica", dado que "algunos de los contenidos de la GNV pueden resultar un poco complexos de descodificar para el gran público en general". Este es el germen del proyecto de la GVB que se presenta este viernes y cuya elaboración se extendió hasta 2013, ha recordado el académico.

Han sido cuatro años de trabajo en una "adaptación con finalidad didáctica y divulgativa", en los que se han aligerado los contenido de la GNV, se ha redactado con un lenguaje más sencillo y se ha estructurado en apartados breves con una nítida disposición gráfica que permitirá al usuario localizar rápidamente el tema concreto que le suscita dudas y encontrar una "respuesta concreta, breve y precisa".

La "diginidad" de una "lengua compartida"

Los principios en los que se inspira se basan en "dos cosas importantes", ha apuntado Alemany. Primero, ha dicho, que "la lengua histórica y propia de los valencianos es también la que comparten las comunidades de Cataluña y las Islas Baleares y el Principado de Andorra, así como otros territorios de la antigua Corona de Aragón, del departamento francés de los Pirineos orientales, la ciudad sarda del Alger y la franja oriental de Aragón y la comarca murciana del Carxe.

En segundo lugar, Alemany ha resaltado que "dentro de las diferentes maneras de hablar, el valenciano tiene la misma jerarquía y dignidad que cualquier otra modalidad de la lengua compartida" y presenta unas características propias que la AVL preservará y potenciará de acuerdo con la tradición lexicográfica y literaria propia, la realidad lingüística valenciana y la normativización consolidada a partir de las Normes de Castelló.

En definitiva, "tanto la GVB como el resto de obras normativas de la AVL parten siempre de una concepción del catalán-valenciano como lengua única y a su vez diversa", sin perjuicio que la doctrina lingüística que contienen se module de acuerdo con las características propias del habla del ámbito territorial valenciano y en función del destinatario a quien van destinados, los ciudadanos valencianos.

"debate enriquecedor"

Por su parte, Manuel Pérez ha apuntado que el hecho de que esta no sea una obra de autor sino "institucional", tiene consecuencias como son la "lentitud" en su elaboración pero al mismo tiempo que sea el resultado de un "proceso enriquecedor que implica debates con los compañeros" que de otro modo no se habrían producido.

El académico ha destacado que, desde un punto de vista "divulgador", la GVB incluye aspectos sobre la pronunciación, grafía, puntuación, tipos de letra y sobre todo las recomendaciones en morfosintaxi en un lenguaje estándar, usado tradicionalmente y con formas "intuitivas".

Consulta aquí más noticias de Valencia.