La pasión de Cristo
Una imagen de 'La pasión de Cristo', de Mel Gibson Fox

Es como si hubieran salido de las catacumbas. En los últimos doce años, las películas de temática cristiana o consagradas a difundir sus valores se ha sacudido posibles complejos y proliferan, erigiéndose de nuevo en todo un género en sí mismas. Este mismo viernes, 22 de abril, llega a nuestras pantallas Los milagros del cielo, protagonizada por Jennifer Garner, en torno a una madre y su hija con una enfermedad incurable, solo una muestra más de un cine que vive un plácido apogeo.

Las superproducciones de superhéroes serán las que copen los primeros puestos en taquilla, también los mayores y desorbitados presupuestos. Pero, aunque muchas de ellas lleguen directamente al mercado doméstico en DVD y Blu-ray o a la televisión, al nuevo cine cristiano, dirigido a un audiencia compuesta por millones de personas en todo el mundo, le basta con unos gastos moderados, la mayoría con menos de 10 millones de dólares —menos de 9 millones de euros—, para generar beneficios. Hay productoras y compañías de marketing especializadas como Walden Media o Motive Entertainment.

Según Kevin Downes, fundador de la web ChristianMovies.com, una película cristiana debe contar con un director, productor y guionista también cristianos Algunas incluso han logrado ser las más taquilleras durante el fin de semana de su estreno en Estados Unidos como Un lugar donde rezar (War Room). Entre los largometrajes de más éxito encontramos Natividad, la historia de María y José en Nazaret, una de las sorpresas de la cartelera navideña de 2006; o la producción españolaTierra de María-Mary's Land que en diciembre de 2013, pese a debutar aquí con tan solo 5 copias fue el estreno más rentable en sus primeras semanas.

Han alentado, y mucho, la pequeña producción God's Not Dead (Dios no está muerto), de 2014, en la que un profesor de filosofía será convertido a la fe cristiana por un joven alumno. Costó solo 2 millones de dólares y recaudó más de 61. Ya está a punto una segunda parte. O Son of God (Hijo de Dios), que inicialmente formaba parte de la miniserie La Biblia, estrenada en cines ingresó 68 millones frente a su presupuesto de 22. Prueba de fuego (Fireproof, 2008) amasó más de 33 con un presupuesto de quientos mil dólares. Otra de las más recordadas es Bella, del mexicano Alejandro Monteverde.

Al igual que la web de referencia IMDB, la mayor base de datos de cine en Internet, también cuentan con un sitio especializado, CFDb (christianfilmsdatabase). A diferencia de Hollywood, que las puede asumir o apreciar según el negocio que representen, para Kevin Downes, fundador de la web ChristianCinema.com, hay tres elementos que definen a una película cristiana, y es que el director, productor y guionista lo sean. "En el arte se refleja la cristiandad de la gente que lo hace", afirmaba Downes en un artículo cuyo titular aseguraba que contaban con "los fans más apasionados del planeta".

Alejados de los grandes espectáculos hollywoodienses de los años 50 o 60, como Los diez mandamientos, Ben-Hur, La historia más grande jamás contada o La Biblia, en el terreno de las superproducciones, el director de Gladiator o Exodus: Dioses y reyes, el británico Ridley Scott, sería valorado como el cineasta idóneo. En cambio, la superproducción Noe, dirigida por Darren Aronofsky, fue tachada en estos círculos simplemente de ridícula, "una película de Noé sin Dios es absurda".

De 'Cincuenta sombras de Grey' a la Virgen María

La adaptación de Cincuenta sombras de Grey a la gran pantalla también tuvo su respuesta, un filme mucho menor en cuanto a presupuesto e impacto popular, apenas costó 228.000 euros, se titulaba Old Fashioned (Pasado de moda) y las relaciones entre sus Anastasia Steele y Christian Grey seguían siempre un camino muy casto, nada que ver con el sexo o el sadomaso. Otros títulos recientes han sido Resucitado, con Joseph Fiennes, o El cielo es real. Bastante mejor tratada por la crítica fue Last Days in the Desert, con Ewan McGregor. Entre las españolas encontramos la coproducción de 2011 Encontrarás dragones, sobre la vida del sacerdote y fundador del Opus Dei Josemaría Escrivá de Balaguer.

Se han estrenado este mismo año o lo harán en los próximos meses The Young Mesiah (El joven Mesías), centrada en la infancia de Jesús, y que se estrenó el pasado marzo en Estados Unidos;  I'm Not Ashamed (No estoy avergonzada), relata la historia de la joven cristiana Rachel Joy Scott, que murió tiroteada por dos de sus compañeros en los trágicos sucesos de Columbine, y verá la luz en septiembre; o Alison's Choice, un alegato contra el aborto, a finales de junio. En los cines españoles, el 13 de mayo está previsto el estreno de Llena de gracia, en torno a los últimos días de la vida de la Virgen María.

Todo empezó con 'La pasión de Cristo'

La enorme repercusión y los colosales beneficios en taquilla de La pasión de Cristo, la película dirigida por Mel Gibson y estrenada en 2004, está considerado como el punto de partida, la película que espoleó definitivamente el nuevo cine cristiano. Costó apenas 30 millones de dólares y llegó a recaudar casi 612, de los que 370 se corresponderían al mercado norteamericano.

La adaptación de Las crónicas de Narnia, de Disney, también contó con el beneplácito y apoyo en su gestación de organizaciones cristianas. Su autor, el escritor C. S. Lewis, siempre aseguró, desde su publicación a mediados de los 50, que contenía numerosas simbologías religiosas.