Ben Pasternak
El joven australiano Ben Pasternak. Ben Pasternak / FACEBOOK

A sus 16 años, el australiano Ben Pasternak ha pasado de ser un adolescente corriente a convertirse en el CEO de su propia compañía. Muchos no han tardado en apodarlo como el próximo Steve Jobs o Mark Zuckerberg.

Hace tan solo seis meses, Pasternak vivía en Sidney con sus padres, Anna y Mark, y sus hermanos pequeños Jake, de trece años, y Maya, de 6. Ahora vive en su propio apartamento de Nueva York. "Es una locura", ha asegurado al diario New York Post este adolescente, que dirige una empresa cuyos siete empleados rondan los 20 años.

Todo empezó cuando tenía 15 años y se aburría durante una clase de ciencias, así que decidió diseñar un juego para iPhone. Así nació Impossible Rush, un sencillo juego que pronto alcanzó el número uno en la Apple Store y obtuvo más de 1,3 millones de descargas.

No tardaron en llamar a su puerta inversores de Silicon Valley. Sin embargo, sus padres querían que primero terminara el instituto y fuera a la universidad. Así que llegaron a un acuerdo. Si Ben lograba el dinero suficiente para desarrollar por su cuenta una nueva app, podría seguir el camino que quisiera. "Supongo que pensaron que los inversores probablemente no darían dinero a un chico de 15 años", cuenta en el Sydney Morning Herald.

Un año más tarde de que su primera app ocupara el número 1 en descargas mundiales, Ben logró reunir dos millones de dólares para su próximo proyecto, por lo que dejó el instituto y se mudó a la Gran Manzana. Pese a llevar una vida independiente, no sabe cocinar, llama a sus padres "cada 20 minutos" y sobrevive a base de pizza.

Flogg, la empresa de la que es fundador y CEO, es una app que combina las características de eBay y Tinder y ayuda a los adolescentes a vender objetos que ya no quieran. Fue lanzada al mercado el pasado jueves. Desde febrero lleva trabajando en otra aplicación llamada One, que espera lanzar a finales de este año.