Évole y Otegi
Arnaldo Otegi y Jordi Évole, en la entrevista que el periodista ha hecho al dirigente abertzale en La Sexta. LASEXTA

El líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, ha repasado en una entrevista con Jordi Évole los episodios más duros de la violencia terrorista de ETA, como el atentado de Hipercor o el asesinato de Miguel Ángel Blanco, entre otros. En dicha entrevista, Otegi ha asegurado que la muerte de su madre, que ocurrió cuando estaba en la cárcel, le hizo comprender cómo se sentían los familiares de una víctima de ETA.

"Se murió mi madre estando en la cárcel, murió mi suegra, murieron amigos...", ha recordado Otegi, que ha añadido que en aquellos momentos era informado a través de una llamada telefónica y aunque se "esperaba lo peor", no sabía de qué se trataba hasta que cogía el teléfono. Eso fue lo que le hizo reflexionar: "Cada vez que ETA cometía un atentado con resultado de muerte, alguien llamaba a los padres o familiares de esas personas". "No comparo para nada una u otra situación, pero desde el punto de vista humano se parece".

En la conversación de Otegi con Évole se intercalaron también los testimonios de dos víctimas de ETA: Sara Buesa, hija de Fernando Buesa, político del PSE asesinado por ETA en febrero del 2000; y Aitziber López de Lacalle, hija del periodista José Luis López de Lacalle, asesinado por la banda terrorista en mayo del mismo año.

En cada asesinato yo me he conmovido en términos humanos En el caso del asesinato de Fernando Buesa, Otegi ha reconocido que el testimonio de su hija era "conmovedor"  ha dicho que cuando supo de su muerte "se movió algo en términos humanos. En cada asesinato yo me he conmovido en términos humanos".

Episodios 'negros' de ETA

A lo largo de la entrevista, Otegi no ha evitado repasar los episodios más duros de la violencia terrorista. "Hipercor me sugiere una convulsión absoluta en el seno de la izquierda abertzale. En las conversaciones que yo mantuve el sentimiento era de abatimiento total", ha respondido el líder abertzale sobre el brutal atentado, perpetrado en 1987 y en el que perdieron la vida 21 personas. Otegi ha admitido que en ese atentado murió gente inocente, "obreros", y se ha justificado diciendo que "la intención no era matar" y que "ETA avisó tres veces antes de que había un aviso de bomba".

Sobre el asesinato del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco, Otegi ha señalado que le sugirió "una situación muy tensa en el país". "Ese día en que apareció muerto estaba en la playa con mi mujer y mis hijos, y me llamó la atención el silencio que había en la playa", recuerda el líder abertzale. De aquel asesinato, Otegi ha sacado varias conclusiones: "Aquello se percibía de manera brutal en la población vasca y también era visto como una catástrofe humana y política".

Proceso de paz

Sobre el proceso de paz y el abandono de la violencia por parte de ETA, Otegi ha asegurado que "la inmensa mayoría de la izquierda abertzale apuesta por vías pacíficas". "Mi posición sobre el fin del conflicto armado no puede ser personal. Estoy de acuerdo con que ha llegado tarde", ha reconocido.

Sin embargo, el dirigente abertzale se ha mostrado firme al decir que "en el Estado hay sectores que estarían deseando que se produjera un atentado de ETA en el país. Me consta que es así", ha añadido a continuación, sin abundar más en el asunto.

Por otra parte, ha indicado que cuando la banda terrorista abandonó definitivamente la lucha armada no se reunió con ETA, "pero sé que había sectores que no estaban de acuerdo con la vía democrática". En este sentido, Otegi ha afirmado que "ETA hoy en día tendría capacidad para captar militantes".

Évole se desplazó a Euskadi para conversar con el exportavoz de Batasuna, en la que ha sido la primera entrevista que este ha concedido a una televisión de ámbito nacional tras la publicada por The New York Times días antes de su salida de prisión y la emitida por EITB hace más de un mes.