Radar de la A-6
Dos vehículos pasan por el radar del kilómetro 18,2 de la A-6, a la altura de Las Rozas, el que más multa en la región. JORGE PARÍS

Un juzgado de San Sebastián ha reducido de 300 a 100 euros una multa por exceso de velocidad impuesta por el Departamento vasco de Seguridad a un conductor y anula la retirada de dos puntos de su carné, porque no se aplicó correctamente el "margen de error" del radar.

Según la sentencia del caso, difundida este viernes por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), el conductor fue denunciado por conducir a 154 km/h en un tramo en el que la velocidad estaba limitada a 120 km/h y en el que fue captado por un radar móvil que en ese momento estaba funcionando como estático, "instalado en un vehículo o trípode".

La resolución, del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2, explica que, en estas circunstancias, el Error Máximo Permitido (EMP) para este tipo de cinemómetros es de un +/- 4 % para velocidades mayores a 100 km/h, por lo que "la velocidad mínima a la que circulaba el recurrente ha de fijarse en 147,84 km/h".

De esta manera, de acuerdo a la normativa vigente, "la sanción procedente es la de una multa de 100 euros, sin detracción de puntos", cuando la multa que se giró al conductor afectado ascendía a 300 euros junto a la retirada de dos puntos de su carné.

Para adoptar esta decisión, el juez se apoya en la doctrina de los tribunales que entiende que el porcentaje de margen de error debe aplicarse a la velocidad detectada por el radar.

En esta misma línea argumental, descarta que el resultado final arrojado por el aparato en la fotografía que capta incluya ya este margen porque, de ser así, implicaría que el cinemómetro debería emitir un "doble resultado: el primero con la medición y el segundo con la medición corregida con el margen de error".

Margen de error

Por otro parte, la resolución advierte de que el margen de error puede ser por exceso o por defecto "sin que conste" que el radar esté "programado para discernir en qué casos ha de aplicar uno u otro criterio".

Recuerda además que, a pesar de que un radar haya superado las correspondientes pruebas de medición "la detección que realiza tiene un margen de error que no puede superar unos determinados límites", algo que de por sí "cuestiona la fiabilidad de las mediciones".

"Así -prosigue el escrito-, si se permite el uso de un aparato que tiene determinados fallos pero limitados, no existe un argumento válido para que después, en los resultados concretos de las mediciones, no se puedan aplicar los márgenes que la norma consiente. Es una deducción completamente lógica y valida", concluye la sentencia.

Automovilistas Europeos Asociados (AEA) recuerda, en un comunicado, que "desde mayo de 2010 se han impuesto en el País Vasco más 250.000 multas con importes y detracción de puntos superiores a los establecidos en la Ley de Seguridad Vial".

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.